miércoles, 8 de agosto de 2018

En el Alto de la Burneta

El primer sábado de agosto he podido hacer mi primera excursión sota en pleno verano. Estos días hemos tenido una ola de calor, así que el día resultó especialmente caluroso. Pero no tenía otro día disponible para subir una montaña. Así que me equipé con abundante líquido para combatir el calor. Me acompañó mi amigo Carlos que está en plena forma.
Cruzando el bosque de hayas con todo el equipamiento
Desde el pueblo de Casasuertes sale un camino hacia el este que, tras un kilómetro, gira al sur y asciende hasta nuestro destino el Alto de la Burneta. Tiene referencia SOTA EA1/LE-112 y un altura de 1.937 metros. La ascensión es sencilla. Hay un camino forestal que llega prácticamente hasta la cumbre. La única dificultad es su desnivel: unos 700 metros. Nos llevó casi tres horas de ascensión.

Realmente lo pasé mal. No se cuál fue el motivo: el calor, el ir a un ritmo superior al habitual en mí, la falta de forma física, el excesivo peso de la mochila.... Al cabo de dos horas de ascensión me encontraba muy cansado y con pocas fuerzas. En algún momento Carlos me llevó la mochila. Durante una parte del recorrido cruzamos un bosque de hayas, más fresco y agradable que el monte bajo y caluroso de la mayor parte del recorrido.
Con la antena
Llegamos a la cima poco después de las tres de la tarde. Antes de nada nos pusimos a comer y descansar un poco. Ya un poco repuesto, instalé todo el equipamiento. Para fijar la caña que sujeta la antena tuve que poner tres cuerdas a modo de riostras. Empecé llamando en la banda de 20 metros. La primera respuesta vino de HB9EVS, Stefan, desde Suiza. Después fueron contestando diversos corresponsales desde Europa.

Pronto recibí también llamadas desde España: EA5DNO, Ramón, desde Castellón; EA5XU, José, desde Valencia; EA7YT, José, desde Málaga y EC5CFV, Juan Antonio, desde Valencia. Todos desde la zona más alejada de la península. No es frecuente que lleguen tan bien desde España en esta banda. En cualquier caso la banda de 20 metros se muestra con la propagación pobre sobre Europa. Tras doce comunicados, paso a la banda de 40 metros.
La antena en el Alto de la Burneta
A mi primera llamada en esta banda responde Agustín, EA1AV, desde su pueblo, al sur de León, con muy buena señal. A partir de aquí van llegando uno a uno diversos corresponsales, todos desde la España continental. Sus señales son fuertes y estables. De fuera de España en esta banda solo me contesta Massimo, IK1GPG, siempre son señales atronadoras.

Agustín me aconseja por mensajería que me ponga a trabajar en fonía. La propagación está muy bien con España. Pero el cansancio y el calor no me dejan humor para intentarlo. A las cinco y cuarto de la tarde dejo de llamar. Repaso las bandas por si escucho algún colega desde otras cumbres. Hoy no he trabajado ningún QSO de cumbre a cumbre. Algo poco habitual. No escucho nada interesante y apago el equipo. He completado 31 QSO: 12 en la banda de 20 metros y 19 en la de 40.
Todo el equipamiento para transmitir desde el Alto de la Burneta
El descenso es mucho más cómodo y rápido. Ahora no aprieta tanto el calor. Llegamos a Casasuertes cuando casi son las siete y media de la tarde. Todavía nos quedan casi dos horas de viaje. Ha resultado un día agotador, pero ya tengo otra nueva cumbre en mi lista de activaciones. A ver si en lo que queda de agosto puedo hacer varias más.

miércoles, 4 de julio de 2018

¿En qué mundo vivimos?

Estoy leyendo un libro que me resulta muy interesante. Se trata de Resistencia, un año en el espacio. Su autor, Scott Kelly, es el astronauta que, a fecha de hoy, tiene el récord de permanencia en el espacio. Este libro describe la vida de su protagonista. Hijo de una familia americana, más bien pobre,  con problemas para acabar su bachiller. En un determinado momento algo le hace cambiar, y desde entonces lucha por conseguir su objetivo: ser astronauta. ¡Y lo consigue!


He leído hasta ahora un tercio del libro. ¡Y me gusta mucho! Su lucha por conseguir un objetivo imposible, por logra un sueño. Su esfuerzo, los consejos de las personas que le quieren y le hacen mejorar. Además es una lectura amena y sugerente. Si además te gusta el tema del espacio, encuentras detalles curiosos sobre la vida en la estación espacial internacional.

Lo que motiva esta entrada no es el libro. Que quizá lo merece. Ya veremos cuando lo acabe. Lo que me ha sorprendido es la historia que cuento a continuación.

Al principio del capítulo siete del libro, cuenta una anécdota que le ocurre estando en la estación espacial. Al despertarse una mañana, desde Tierra le avisan de que debe sacrificar uno de los ratones que tienen allí para diversos experimentos científicos. El ratón está "sufriendo". Efectivamente lo encuentran con una pata arrancada. Quizá por el mordisco de otro ratón o por él mismo.

Lo que me sorprende es la reacción de los astronautas. Se quejan de que les han pasado el aviso después de despertarse, puesto que los controladores no querían interrumpir su sueño. Su descanso es importante para completar bien su misión. Y proponen a los controladores de tierra que, en casos semejantes, les avisen inmediatamente. No quieren que un ratón sufra sin necesidad.

¡Bien por los astronautas! Son capaces de sacrificar su descanso para evitar el sufrimiento de un ratón. Pero, en contraste, nos encontramos con la situación de tantos miles de personas que se juegan cada día su vida para alcanzar Europa cruzando el mar en barcas de juguete. ¡Y en Europa no los queremos! ¡Hay países que no los quieren acoger! ¡Hay dirigentes, con mando, que quieren cerrar sus fronteras y mandarlos de nuevo a la desesperación!

¿En qué mundo vivimos? ¡Nos preocupamos por un ratón que sufre y despreciamos el sufrimiento de miles de personas que están sufriendo mucho más! Hace poco leí una poesía que me impresionó: Hogar. Escrita por Warsan Shire una poetisa nacida en Kenia, que con un año emigró con sus padres a Londres. Creo que deberíamos hacérnoslo mirar. Y reflexionar. Y ser consecuentes.

lunes, 2 de julio de 2018

De nuevo en Cerro Pedroso

Aprovechando un día de vacaciones con motivo de las fiestas de León me he acercado con mi amigo Javier al puerto de Aralla para subir el Cerro Pedroso. Llevamos unos días de tormentas fuertes. Mirando la previsión del tiempo vemos que a partir de mediodía hay posibilidades de tormenta. Pero si no arriesgas no ganas. Precisamente por eso he elegido el Pedroso, un pico relativamente cercano y fácil de subir. Y de bajar. Por si acaso.
Javier ascendiendo el Pedroso
Partimos desde lo alto del puerto de Aralla, a 1.536 metros. El pico tiene 1.914 metros de altura. Su referencia sota es EA1/LE-075 y también tiene un vértice geodésico con referencia VGLE-255. ¡Dos activaciones por el precio de una! Un camino forestal amplio y no demasiado empinado nos lleva a la base del pico. Desde la base  hasta la cumbre hay otros 20 minutos de ascensión más fuerte, pero sencilla. En total hora y media de marcha.
Panorámica de 360 grados desde el Cerro Pedroso
Desde la cumbre tenemos un paisaje fantástico: al oeste el embalse de Luna, al noreste el de Casares, por todas partes montañas. El cielo tiene nubes, algunas oscuras, pero no amenaza tormenta de momento... Son poco más de las doce. Enseguida instalo la antena sobre el vértice. Puedo situarme en un lugar relativamente cómodo. Me pongo en la banda de 20 metros. El primer QSO es con HB9BCB/P, Heinz, desde otra cumbre en Suiza. ¡Buen comienzo!

En cuanto me pongo a llamar me contestan los corresponsales habituales de toda Europa. Hay también alguno más en otras cumbres sota de Alemania o Suiza. El último en llamarme es Agustín, EA1AV. A continuación me paso a la banda de 40 metros.
Trabajando en telegrafía desde lo alto del Cerro Pedroso
El la banda de 40 metros me van contestando de Francia, Suiza, pero enseguida aparecen emisoras españolas: EA1ATH, Alfonso, desde La Coruña; EA2GM, Javier, desde Oviedo; EA7YT, José, desde Málaga. Y bastantes más. En esta ocasión parece que la propagación está bien con España. Tras una docena de comunicados con toda España y Europa, me quedo sin corresponsales. Son las doce y media de la mañana y no parece que vaya a descargar tormenta pronto.

Javier no tiene prisa, así que me animo a llamar por voz en vez de telegrafía en la banda de 40 metros. He anunciado la activación del vértice geodésico y es un buena oportunidad. El vértice no está activado y, al ser de montaña y no llegar a él en coche, no parece que nadie lo vaya a activar próximamente. Así que me lanzo a llamar en 7.095 MHz. Tras unas pocas llamadas me contesta EA2LU, Jorge, desde Pamplona. A partir de aquí empieza el jaleo. Me van llamando de toda España. Se forma un buen lío y es difícil escuchar y contestar a los que llaman. En estos casos la solución es atender por distritos. Empiezo por los corresponsales del distrito nueve, después los del ocho y así sucesivamente.
Trabajando mirando al sur.
Poco a poco vamos trabajando toda España. Javier nunca me ha visto usar la emisora en modo fonía, siempre en telegrafía. Observa con atención y se sorprende de algunos comportamientos: los que llaman sin escuchar, los que llaman a destiempo, los que corrigen a los demás, etc. Resulta divertido.

Después de recorrer todos los distritos y atender a algún portugués o a Massimo, IK1GPP, el italiano primer clasificado en vértices geodésicos, me piden que pase otra vez a telegrafía. Me pongo en 7.033 MHz un momento y, efectivamente, me contestan tres corresponsales, entre ellos Massimo. Son poco más de las dos de la tarde. He completado en total 75 comunicados entre telegrafía y fonía. Las nubes se van espesando. Incluso se nota estática en el receptor. No conviene arriesgar más.
El cielo se va oscureciendo
Recogemos todo rápidamente. aunque es la hora de comer, decidimos bajar hasta encontrar un lugar menos arriesgado y que permita una retirada rápida en caso de emergencia. Descendemos hasta el camino forestal y seguimos un poco más adelante hasta encontrar un lugar adecuado. Comemos con tranquilidad.

Al reemprender la marcha vamos viendo que por el este vienen nubes negras y caen rayos. Apretamos el paso. Pero la tormenta es más rápida. Por el valle avanzan las nubes hacia arriba. De pronto empieza a llover. Nos protegemos con chubasquero y ponemos al funda impermeable a las mochilas. En un momento estamos en medio de un diluvio. Caen con fuerza gotas muy gruesas y cada vez más abundantes. Después se mezcla también algo de granizo. Algunas piedras de hielo son mayores que avellanas y caen con fuerza. Llegan a hacer daño. Pronto estamos empapados, las botas se llenan del agua que escurre por los pantalones. Estamos a más de diez minutos del bar que hay en lo alto del puerto de montaña. Por los caminos corren torrentes de agua.

Cuando entramos en el bar estamos totalmente calados. Dejamos mojado el suelo que pisamos. Menos mal que los equipos electrónicos que llevo en la mochila, emisora y cámara de fotos, no se han mojado, porque van bien protegidos. Gracias a Dios que tenemos ropa de repuesto. Nos cambamos y pronto estamos tan a gusto. La tormenta sigue toda la tarde con más o menos intensidad. En cualquier caso ha sido un éxito de excursión con un punto de aventura. ¡Valió la pena!

viernes, 29 de junio de 2018

QSO con América en 50 MHz

Esta semana he conseguido, por primera vez, hacer un QSO con América en la banda de 50 MHz en modo FT8:
QSO con NN4T
Este día llegaban varias estaciones de Estados Unidos con señales más o menos buenas. En el primer intento conseguí que NN4T me contestara y pudimos completar el QSO sin repeticiones. Curiosamente Stiven es el mismo corresponsal con el que tengo un QSO con USA en telegrafía hace dos años. Supongo que tendrá una buena instalación de antenas.

Otros americanos llegaban con buenas señales, pero no conseguí que ninguna más me escuchara. Supongo que saldrían con muchos vatios y ellos llegaban bien. Pero yo estoy con una antena vertical y solo 5 vatios. ¡Ya llegarán temporadas de mejor propagación!

sábado, 9 de junio de 2018

En el sprint VGE con buenos amigos

El primer domingo de junio se celebra cada año el Sprint VGE, un concurso en el que se trata de contactar con estaciones situadas en vértices geodésicos a lo largo de toda España. Hace ya varios años que participo con Toni y algunos amigos más. Este año nos hemos ido hasta Cueto Rosales, un monte de 1.557 metros de altura en la Omaña, con un vértice que tiene referencia VGLE-171. En el año 2012 ya lo había activado yo como sota.

Este año participamos cuatro personas: Toni, EA3AH; Eliseo, EA1IVD; Norberto, EA1JAB y yo mismo. A Norberto le conocí el día anterior. Un gran tipo. Este año el concurso empieza a las nueve de la mañana, y dura una hora más. Hasta las doce. Para prepararlo todo tenemos que estar en el sitio a las ocho. ¡Toca madrugar de verdad! Tenemos una hora larga de camino hasta el sitio. Además esta vez vamos a trabajar con el indicativo del Radioclub Unidad 30: EA1RCU.
EA1AER, EA1JAB, EA1IVD y EA3AH en Cueto Rosales
A medida que nos acercamos a nuestro destino, observamos que está cubierto de nubes. Durante toda la semana estábamos pendientes de si ese día llovería o no. El lugar tiene una vistas fantásticas, pero al llegar no vemos nada. Estamos casi en mitad de una nube, aunque no llueve. Vamos instalando antenas y equipos. Toni, con Norberto instalan una mesa con un dipolo en V invertida para 40 metros y trabajando en SSB. Eliseo se instala en su coche con otra antena en V invertida para la banda de 20 metros SSB. Yo instalo sobre el vértice mi dipolo end feed para 80 metros y además un dipolo de Toni para la banda de 40 y 80 metros, con bobinas. Yo, de entrada, me instalo en mi coche con el FT897 de EA1JAB.
Instalando antena sobre vértice

Llega la hora de empezar y nos ha pillado el toro. Yo no tengo todo instalado, el FT897 no transmite en CW. Miro la configuración, no consigo que transmita. Me pongo un momento con mi FT817 en QRP y consigo el primer QSO en 80 metros con EA4MZ/P, en Toledo. Por fin Toni consigue configurar el equipo para que transmita en telegrafía, pero no acopla correctamente. No podemos salir con toda la potencia.

En cualquier caso me quedo en la banda de 80 metros trabajando en telegrafía. No hay mucha gente. Llegan algunas estaciones con señales fuertes y podemos completar el QSO sin problemas. Otras llegan muy flojas y no hay manera de que me escuchen. Mala suerte.

Hace más de una hora que empezó el concurso y solo he podido hacer cuatro QSO en 80 metros. Es hora de probar otra banda. No consigo acoplar en la banda de 40 metros con el FT897, equipo parecido al mío, pero que no conozco. Toni está liado trabajando mucha gente en SSB. En consecuencia decido ponerme con lo conocido. Enchufo mi viejo FT817 con la antena End Feed de 80 metros. Con la adaptación adecuada puede trabajar también en 40 y 20 metros.

Me pongo al borde de un edificio bien acomodado con el portátil y todo lo necesario. Esta vez hemos separado bien las antenas y apenas nos molestamos. Además yo pongo mi stub para 40 y 20 metros. La banda de 40 metros está más animada. En menos de una hora hago 17 QSO. En algún momento alguien nos anuncia en los clúster y hay un pico de actividad.
Trabajando con el FT817
Durante la última media hora pruebo suerte en la banda de 20 metros. Aquí, lógicamente, hay menos actividad. Lo más fácil es que solo haya propagación con lugares algo lejanos. Efectivamente, entra Levante, Andalucía, Ceuta o Italia. En esta banda completo 5 comunicados antes de acabar el concurso.

En total completé 27 QSO en telegrafía. Entre todos sumamos 154 comunicados. Este año la banda de 20 metros no ha tenido buenas aperturas y ha quedado un poco pobre. El año pasado hubo más suerte. En solo dos horas habíamos completado 260 QSO. En cualquier caso la propagación es la misma para todos. Ya veremos los resultados.

A las doce del mediodía todos apagamos los equipos y empezamos a recoger. El cielo se había despejado y apenas hay nubes, aunque el día está un poco fresco. Nos reímos un rato mientras Norberto intenta escuchar algo con un escáner. Recogemos todo y regresamos a casa. Yo me quedo con Fernando para comer en Riello. Por la tarde cae un buen chaparrón. Hemos tenido suerte con el tiempo.

viernes, 1 de junio de 2018

Mes de mayo de 2018 en la radio

Estamos acabando el mes de mayo y quiero comentar algunos sucesos del mes en mi actividad como radioaficionado. El primer día del mes pude hacer una excursión sota para activar el pico Jano que ya comenté. El resto del mes, entre compromisos y mal tiempo, no ha habido oportunidad de más salidas.

Pero el mes de mayo también es el inicio de la temporada de propagación por esporádica E en la banda de 50 MHz. Este año también. Pero algo ha cambiado. Yo prefiero trabajar siempre en telegrafía. En la medida de lo posible hago todos mis comunicados en morse. Aunque desde el inicio de este año también trabajo en el modo digital FT8. Pues bien, en la banda de 50 MHz, efectivamente hay aperturas con Europa. Pero la actividad está centrada principalmente en este modo de comunicación. Te pones en la frecuencia 50.313 MHz, la prevista para FT8, y con frecuencia encuentras corresponsales. Pero te pasas a la zona de telegrafía, llamas y llamas, y nadie responde.

Así el día 6 de mayo por la noche pude hacer mi primer comunicado en la banda de 50 MHz en modo FT8 con EA8CNR, José, en Canarias. A continuación otros dos corresponsales italianos y uno más canario respondieron a mis llamadas. En la zona de telegrafía, todo vacío. Y eso que la intensidad de las señales recibidas era bastante buena.

Dos días después, el 8 de mayo, pude hacer un QSO, también en FT8, con 4X1TI, Efi, en Israel. ¡No es fácil hacer QSO con Israel en esta banda! En este caso las señales fueron de -10 y -11 db. El 10 de mayo comunico con S01WS, en el antiguo Sáhara Español. ¡La cosa está animada!
Antenas de EA1AER
Mis antenas. Destaca la vertical tribanda que uso para la banda de 50 MHz.

Al día siguiente, 11 de mayo, por fin puedo hacer mis primeros comunicados en telegrafía: DK1PZ, Heinz, en Alemania; IK7LMX, Gilberto, en Italia y G4FUF, Keith, en Inglaterra. Pero son excepciones. La conclusión después de unas semanas de experiencia en esta banda, es que el modo FT8 se está comiendo momentáneamente a la telegrafía. Supongo que también a los comunicados en fonía. Desde luego tiene la enorme ventaja de ser un modo de hacer radio cuando la propagación está muy floja y otros modos no son viables. Como el FT8 es un modo novedoso, todo el mundo quiere probarlo y trabajar países en este modo. Supongo que en algún tiempo se pasará la "fiebre" y todo volverá al a normalidad.

Aunque también pienso que el modo FT8 está para quedarse. Es un modo que permite comunicados que de otro modo serían muy difíciles. Es otra forma de hacer radio. En cualquier caso, si hay propagación encuentras gente en la frecuencia de FT8. Así que es un buen indicador de que la banda está abierta.

Concurso Su Majestad el Rey de España

El penúltimo fin de semana de mayo es una cita obligada para los amantes de la telegrafía en España. Se celebra el concurso Su Majestad el Rey de España en modo CW. Es un concurso que dura 24 horas: desde las dos de la tarde del sábado hasta la misma hora del domingo. Me ha pillado con compromisos importantes y solo he podido estar un rato a última hora del sábado. Escasamente tres horas, hasta las doce y media de la noche.

El primer QSO fue en la banda de 10 metros, ocasionalmente abierta, con LZ4TX, en Bulgaria. Después me puse en la banda de 20 metros. Más tarde trabajo los 40 metros. Hay mucha animación, con concursantes de toda Europa, incluso algún americano. También me paso un rato por la banda de 80 metros. Aquí todos los corresponsales son españoles, salvo M0BEW, en Inglaterra. En total completé 50 QSO. No está mal para tres horas divertidas.

Concurso WPX

El último fin de semana de mayo también es otra cita obligada para los telegrafistas: el concurso de prefijos, el WPX. Este fin de semana no tengo compromisos importantes, así que le he podido dedicar bastante tiempo. El sábado madrugué para empezar bien el concurso. La banda de 40 metros está fantástica. Entran muchas estaciones de América con muy buenas señales. En una hora pude hacer 28 QSO. ¡Buen comienzo!
Resultados al final del concurso
A mediodía volví de nuevo a la carga. Ahora la banda con más posibilidades era la de 20 metros. También hice algunos QSO interesantes en la de 15 metros. De vez en cuando me pasaba por la banda de 10 metros en la que conseguí unos pocos comunicados. En ocasiones llamando también en modo run.

Por la tarde me ausenté un buen rato. Regresé ya al atardecer. La banda de 15 metros seguía abierta con buenos comunicados con América, el Caribe, Suramérica... De África solo entraban las Canarias y un par de estaciones de Marruecos con señales muy fuertes. Apagué la emisora a eso de las doce y media de la noche con 173 QSO.

Al día siguiente madrugué un poco menos. Hay que descansar. El domingo le dediqué también bastantes horas tanto por la mañana como por la tarde. Pero también descansando lo suficiente y saliendo de casa para cumplir los compromisos habituales con los amigos. El domingo hice mi último comunicado poco después de las diez de la noche. Al día siguiente hay que trabajar.

Finalmente completé 295 QSO, parece que hay tres duplicados. La propagación bastante floja. Pero la banda de 20 metros estuvo abierta mucho tiempo y se llevó más comunicados que ninguna otra. La de 15 metros permitió comunicados de día y al atardecer con Europa y toda América. La de 40 metros solo estuvo bien el sábado al amanecer. En 10 metros encontré algunas aperturas buenas con Europa y algún QSO con América. En la de 80 metros ni siquiera quise intentarlo. Mi antena rinde mal y hubiera sido perder oportunidades en otras bandas.

Creo que quedaré bien situado en mi categoría QRP asistido. Pero lo importante es disfrutar y aprender. Veo que voy mejorando. Por ejemplo, normalmente ya pillo el intercambio de números sin problemas, por rápido que vaya el corresponsal.

viernes, 4 de mayo de 2018

Regreso al Pico Jano

Llega la fiesta del 1 de mayo. Tenía intención de hacer una excursión contando con el buen tiempo. Tras algunas dudas decido regresar el Pico Jano que ya subí hace seis años. Me falla un amigo, pero a última hora se me suman otros dos. Además quiero comprobar si esta ruta es apta para otro tipo de excursiones con gente poco entrenada. A eso de las 11:30 iniciamos el ascenso desde Argovejo. El día está totalmente despejado aunque un poco frío. Los días anteriores había caído un poco de nieve.
Me acompañan Pablo y Javi. Al fondo Peñas Pintas.
Desde el pueblo parte un camino forestal bien conservado que asciende hacia nuestro objetivo. Al principio la pendiente es suave, pero pronto se hace bastante fuerte. Caminamos entre bosques de robles, aunque todavía sin hojas. El esfuerzo es importante y todavía no estamos en forma. A medida que ascendemos vamos viendo las cumbres cercanas con nieve. Cerca destaca Peñas Pintas, una de las cumbres pendientes en mi agenda. Más allá el Mampodre con bastante nieve. Al norte Picos de Europa y al este destaca el Espigüete. Al sur tenemos algunas cumbres menores y el Peñacorada.

Tras unas dos horas de caminar llegamos a una zona de praderas con unos robles imponentes. Al fondo vemos ya el Pico Jano, una peña imponente. Por el camino encontramos una formación rocosa entre robles que hay que superar por un paso estrecho. Pronto estamos al pie de nuestro objetivo. No parece prudente subirlo de frente. Caminamos por la ladera hacia el este para alcanzar un collado que nos ponga la cumbre a nuestro alcance.
Un descanso en el camino. Al fondo el Pico Jano.
Vamos buscando el camino hacia el collado. De vez en cuando encontramos algún hito que nos orienta un poco. Llevamos bastante tiempo caminando cuesta arriba y la mochila pesa. De pronto, desde el collado, vemos la presa del embalse de Riaño con su desagüe, el Peña Pintas, el pueblo de Riaño y su valle, Picos de Europa. Vale la pena parar un momento para contemplar el paisaje y hacer alguna foto.
Vista desde el collado
Ahora nos toca subir la peña. Hay que trepar por entre rocas usando con frecuencia las manos. No hay ninguna dificultad ni peligro. Llegar a la cumbre nos lleva quizá otra media hora. La cumbre solo tiene un montón de piedras como cima y suficiente espacio para trabajar. Las vistas son magníficas y el día sigue soleado con unas pocas nubes.

Voy instalando la antena mientras esperamos al último montañero rezagado. En cuanto estamos todos arriba nos ponemos a comer. Son cerca de las tres de la tarde y hay que recuperar fuerzas. El esfuerzo ha sido importante.
Panorámica desde la cumbre hacia el norte
Una vez recuperadas fuerzas acabo de montar los trastos de la radio y me pongo a los mandos mientras los compañeros descansan. Empiezo en la banda de 20 metros. Me lleva unas cuantas llamadas conseguir que me conteste el primer corresponsal, que resulta ser OH9XX, Marko, desde Finlandia. Después van saliendo otros corresponsales de toda Europa: Francia, Alemania, Italia, Holanda, Chequia... No se forma en ningún momento un gran lío. Algunos llegan fuerte, otros más flojos. La propagación está variable. En un cuarto de hora consigo 12 QSO. Más que la vez anterior.
El equipo en la cumbre del Jano
Ahora me paso a la banda de 40 metros que quizá esté mejor. En el clúster veo que EA1GTX, Carlos, está en La Fraga de la Cierva, una cumbre con referencia sota EA1/OU-018, en Orense. Le busco en la emisora y consigo escucharle con una señal bastante baja, pero comprensible. Le llamo varias veces. No me escucha. Es posible que él esté transmitiendo con más potencia que yo. ¡Mala suerte!

Me pongo en la frecuencia de 7.032 y, tras comprobar que está libre, empiezo a llamar. Pronto me contesta Massimo, IK1GPG, desde Italia. A continuación me contestan de Francia, Suiza, Inglaterra. Lo mismo que en 20 metros, no hay demasiado jaleo. Por fin me sale alguien de España, EA1DMP, Miguel Ángel, desde Ávila, con señales muy flojas. Otro con el que consigo completar el QSO es EA2DT, Manuel, en Pamplona. También con señales muy débiles.
La conexión de antena sobre el embalse de Riaño
Como va pasando el tiempo y en esta banda no hay más progresos, vuelvo a la de 20 metros. A ver si hay más suerte. Esta vez no tengo ningún comunicado de sota a sota. Veo que hay dos estaciones en cumbres de Europa en la banda de 20 metros, pero en modo voz. Las busco. El primero es OK/G3TQQ/P, Dave, en una cumbre en Chequia. Le escucho sin problemas. Contesta a mi llamada al segundo intento. Se sorprende cuando le paso mi referencia sota. ¡Ya tengo un QSO S2S! El siguiente es SP9DPM, Dariusz, desde otra cumbre en Polonia. También me contesta rápido. No tengo costumbre de hacer comunicados en fonía con extranjeros, pero si hay que hacerlo se hace.

Me pongo en la zona de telegrafía y hago algunas llamadas. Consigo completar otros cuatro QSO. Hay un concurso de estaciones QRP y de vez en cuando nos molestamos un poco. No hay muchos corresponsales y es hora de recoger. Apago la emisora con 27 comunicados. Por cierto, ninguno con León, a pesar de haber avisado por whatsapp. Agustín, mi ángel de la guarda habitual, está fuera.
De nuevo en el collado durante el descenso.

Recogemos los trastos y empezamos el descenso. La destrepada es algo más complicada que la subida. Mi mochila, con bastante peso siempre, es una dificultad añadida. Una vez en el collado el descenso es más sencillo. Pero el camino es largo y el desnivel importante. Por el camino hacemos alguna parada. Son cerca de las seis de la tarde cuando llegamos de regreso a Argovejo. Por cierto el pueblo es bonito y en los alrededores hay algunos arroyos y bosques dignos de ver. ¡Un día bien aprovechado!