jueves, 13 de diciembre de 2018

QSL de KM4DYX

El pasado 2 de diciembre hice mi última excursión sota al Pico Naredo. El día 11 de diciembre, nueve días más tarde, recibo en mi casa esta tarjeta:
QSL de KM4DYX, recibida directa en mi casa
KM4DYX, Alan, fue mi primer comunicado en ese día. Y nuestro primer QSO en la historia. Curiosamente me comenta que su antena era un simple dipolo, eso sí, a 10 metros de altura, y 20 vatios de potencia. Pues llegaba muy bien para tener un equipo tan sencillo. Y eso que yo me temía que, teniendo la antena entre árboles, no llegaría muy lejos. Y más estando en tiempos de propagación pobre.

La QSL me llegó directa al buzón de mi casa. Esto no es habitual. Por supuesto recibirá mi tarjeta pronto. La foto de su tarjeta corresponde a un sargento americano durante la segunda guerra mundial en China. Gracias Alan, espero que nos escuchemos de nuevo.

martes, 4 de diciembre de 2018

Pico Naredo

El pasado domingo, 2 de diciembre, me fui con mi amigo Javier hasta Acebedo para subir un monte llamado Pico Naredo. Se trata de un monte boscoso de poca altura, para lo que hay alrededor, 1.524 metros y referencia SOTA EA1/LE-177. Está situado en la zona de Picos de Europa, cerca de Riaño. Elegí este pico en estas fechas por ser una cumbre sencilla y de poca altura. Estamos en invierno, hay pocas horas de luz, en las cumbres altas hay nieve y está lejos de León. Ya no tengo ninguna cumbre pendiente de activar a menos de una hora en coche desde mi casa.
Panorámica al sur desde Pico Naredo
El recorrido empieza en el pueblo de Acebedo y discurre por una pista forestal amplia. Últimamente ha llovido bastante y el camino está lleno de barro. Hay que ir esquivando los charcos y los barrizales en muchos tramos. Tras casi una hora de caminar entramos en un bosque de hayas y robles precioso. El camino está tapizado de hojas caídas. En este tramo se camina muy bien.

El camino sigue bordeando el monte, así que en un momento dado nos salimos del recorrido entrando en el bosque en busca de la cima. Siempre está más lejos de lo que parece. El GPS nos indica la distancia que nos falta por recorrer y el rumbo aproximado. En algunos momentos hay que esquivar matas de escoba densas. Nos lleva hora y media de caminar tranquilo alcanzar nuestro destino.
Con la emisora en el Pico Naredo
En la cumbre hay un pequeño claro muy escaso para situar con facilidad la antena. Entre las retamas consigo sujetar la caña que soporta la antena y extiendo el hilo de 20 metros entre unas ramas. Consigo que no se enrede, que no es fácil. El suelo está muy húmedo, así que tengo que sentarme sobre un plástico que llevo para estos casos.

Empiezo llamando en la banda de 20 metros. La primera respuesta llega de América: KM4DYX, Alan, en Carolina del Norte. Creo que es nuestro primer QSO. ¡Esto empieza bien! A continuación empiezan a llamarme desde toda Europa los habituales. Pronto escucho el sonido inconfundible de N4EX, Richard, También en Carolina del Norte. Hoy llega con una señal fuerte. El siguiente comunicado es con VE2JCW, Jean, cerca de Montreal, en Canadá. ¡Hoy entra muy bien América!
Comunicando en la cima de un bosque
La banda está muy animada. Las señales son buenas y hay algo de desvanecimiento. Pero Europa entra muy bien. También comunico con Agustín, EA1AV, que llega con buena señal a pesar de estar muy lejos y con montañas importantes en medio. A eso de las dos y media, tras responder a todos los que me llaman, paro un rato para comer.

Comemos con tranquilidad. Queremos llegar de regreso a León antes de las siete de la tarde, así que debemos empezar a bajar a eso de las cuatro. Esto me da hasta las tres y media para seguir en la banda de 40 metros. En cuanto puedo, me pongo en esta banda. Aquí solo llega Europa y, además, hay un concurso, así que la banda está bastante ocupada. Pronto me responden desde Bélgica, Suiza, Holanda, Suecia, Italia... Muchos son habituales en las activaciones sota.
El puesto de radio en el Pico Naredo

Solo hago un QSO con España: EA2DT, Manuel, desde Pamplona. Uno de los cazadores sota más activos. Nadie más me llama desde la península. Ni siquiera Agustín me escucha. A las tres y media, cuando ya no tengo corresponsales, apago la emisora y empiezo a recoger todo.

A las cuatro iniciamos el descenso. Siempre es más rápido. Ya sabemos por dónde hay que esquivar las zonas de barro. Contemplamos las cimas cercanas. Hacia el sur tenemos el Mampodre, el Pico del Mediodía, el Yordas. Todos tienen bastante nieve en su ladera norte. Algunos de estos están pendientes de activación. Aunque lejanos a León son picos muy atractivos. Quizá haya que esperar a que pase lo más crudo del invierno para regresar a estas tierras.
El Mampodre a mediodía entre nubes
El descenso fue rápido y sin problemas conseguimos cumplir nuestras previsiones de tiempo. Una excursión sencilla que me proporcionó 35 comunicados: 21 en la banda de 20 metros y otros 14 en la de 40 metros. El sitio es bonito y asequible. Buena jornada.

miércoles, 28 de noviembre de 2018

Concurso CQWWDX CW 2018

El último fin de semana de noviembre siempre se celebra el concurso CQWWDX-CW, el mayor concurso de telegrafía de cada año. Una vez más he participado. Siempre en modo QRP, con un máximo de 5 vatios de potencia de emisión, trasmitiendo en todas las bandas.

El sábado madrugué y, antes de salir de casa, trabajé durante una hora en las bandas de 40 y 80 metros. En la banda de 40 metros entraban muy bien los Estados Unidos. En la primera tanda completé 27 QSO.
Equipo usado en el concurso
Tras atender algunos compromisos, regresé a casa a media mañana. Enseguida me puse a la radio. Con interrupciones para comer y algún breve descanso, estuve participando hasta eso de las siete de la tarde. Muchos comunicados en la banda de 20 metros. La de 15 metros permitió buenos QSO por la tarde, especialmente con Norteamérica. Pero las señales eran más flojas que en otras ocasiones. Acabé este periodo con 162 comunicados.

Regresé a casa ya bien entrada la noche. Antes de acostarme estuve unas dos horas y media. En este periodo solo trabajé la banda de 40 metros con muy buenos resultados. Una vez más, América se lleva lo mejor, aunque también comuniqué con muchos países europeos. Me acosté con 215 QSO en el log. ¡Bastante bien!
La pantalla de mi PC al final del concurso.
El domingo por la mañana tenía un compromiso importante, así que hasta eso de las dos de la tarde no pude ponerme a la radio. De nuevo, una parada para comer y algún breve descanso. Estuve dedicado al concurso hasta las siete de la tarde. Solo trabajé las bandas de 20 y 15 metros. Los 15 metros estuvieron más pobres que el sábado. En cambio en 20 metros no hubo pausa. América, otra vez, se lleva el mayor número de contactos.

Antes de terminar mi participación en el concurso a eso de las 10 de la noche (el lunes hay que trabajar, y hay que llegar descansado) estuve de nuevo en la banda de 40 metros. Al cerrar, hice un par de QSO en la de 80 metros. Acabé el concurso con 339 QSO y con 103.572 puntos reclamados. Después vendrán las rebajas por duplicados, indicativos mal apuntados, etc. Pero, tal como está la propagación en este momento, me parece una participación muy digna. Por cierto, unos resultados casi clavados a los del año pasado.

Consideraciones

La primera consideración es que cada vez me veo mejor preparado para los concursos telegráficos de alta competitividad. Soy capaz de decodificar sin grandes problemas todos los indicativos, salvo que vayan realmente muy, muy rápidos o que transmitan los caracteres muy juntos. Esto es un gran avance con relación al pasado.

Trabajar con el winkeyer y el programa N1MM+ es una enorme comodidad. Solo hay que estar pendientes de decodificar los indicativos de los corresponsales. Con las teclas de función del teclado se lanzan todos los mensajes. Solo muy de vez en cuando he tenido que lanzar un mensaje a mano a alguien que no pillaba bien mi indicativo. Por cierto, el Begali simplex es una maravilla: preciso, no se mueve, no se desajusta.

En la banda de 10 metros no escuché nada en ningún momento. Es una de mis bandas preferidas, pero, a pesar de recorrerla varias veces, incluso llamando alguna vez, no hubo manera de hacer nada.

La banda de 15 metros, en la que más países tengo trabajados, estuvo bastante floja. Las bandas altas son mis preferidas en concursos. Para los que trabajamos con poca potencia son bandas limpias, con poco ruido y amplio espacio. Cuando están abiertas, permiten comunicados a muy larga distancia con facilidad. Estamos en un mínimo del ciclo solar y es lógico que estas bandas estén flojas. Ya llegarán mejores tiempos.

Me resultó curioso comprobar que me escuchaban más fácilmente en Estados Unidos que en Europa. Casi cualquier americano que yo escuchaba, me contestaba rápidamente. Incluso cuando le recibía muy bajo. En cambio muchos europeos que me llegaban fuerte, no me contestaban por mucho que les llamara. No sé cuál será el motivo. También me resultó llamativo comprobar que los americanos casi siempre tomaban bien mi indicativo al primer intento. ¡Y eso que mi indicativo se presta a confusiones en telegrafía! Es bastante frecuente que me tomen por EA1RR o EA1AF.

Países interesantes

No he trabajado ningún país nuevo. Todos los QSO fueron con países ya contactados en algún momento. Pero, por su distancia o por su exotismo, quiero destacar los siguientes QSO:
 En resumen, un fin de semana divertido y emocionante. ¡Me encantas estos concursos!

viernes, 16 de noviembre de 2018

En el Alto de la Curiscada

A mitad de semana me he tomado un día libre para hacer la excursión sota del mes. Mi objetivo ha sido el Alto de la Curiscada, un pico con 1.889 metros de altura situado en la zona de Omaña y con referencia sota EA1/LE-121. El camino parte del pueblo de Lazado cercano a Murias de Paredes. El camino sigue el curso del Arroyo de la Curiscada por un camino forestal bien marcado.
Camino del Alto de la Curiscada
El cielo está cubierto de nubes, pero las previsiones indican que a mediodía despejará. El camino empieza muy empinado, sin dar opción de calentar. Las nubes no me permiten contemplar las cimas cercanas. Al principio del recorrido hay praderas con vacas pastando o caballos. El rumor del arroyo me acompaña durante todo el recorrido. La nieve caída hace dos semanas y las lluvias de la semana pasada hacen que haya abundante agua por todas partes, incluido el camino.

El recorrido termina al final del valle donde, entre praderías, se encuentra el Corral de la Curiscada. Aquí hay una cabaña de piedra como refugio para los pastores. Ahora solo queda subir por un "camino" muy empinado, casi un cortafuegos despejado de escobas hasta el cordal del monte. Una vez en la parte más alta la niebla impide ver más allá de cien metros de distancia. Imposible ver la cima.
Ascendiendo hacia el cordal desde el Corral de la Curiscada. Se aprecia la niebla en lo alto.
El GPS me sirve de orientación. En esta ocasión, haber estudiado el mapa me permite saber cuál es el recorrido ideal. En lo alto hay una senda ancha que bordea la cima. La sigo hacia el sureste. En algunos tramos hay que pisar nieve blanda en la que te hundes con facilidad. ¡Menos mal que la capa de nieve es fina!

Sobrepasado ligeramente el punto más cercano a la cima, encuentro una zona de bajada de aguas sin escobas y con algo de nieve. Tomo este camino hacia arriba. En algunos momentos la nieve sobrepasa la bota. Me voy mojando los pies... 

Ya cerca de la cima el viento sopla fuerte y frío, pero la vegetación apenas molesta para avanzar en busca de la cumbre. Entre la niebla no se distingue cuál es el punto más alto. La zona no tiene peligro, puesto que es casi una planicie alta. Orientado por el GPS encuentro mi objetivo. Hay una pequeña pared de roca que me sirve de parapeto contra el viento. No se está bien aquí. La vista solo abarca cien metros alrededor. ¡No hay horizonte!

Me tengo que poner todas las prendas de abrigo que llevo. Incluso los guantes. Aprovechando unas matas de retama -o escoba, que decimos aquí- sujeto la antena. Tengo que poner tres cuerdas como riostras para evitar que el viento tumbe la caña. Instalar todo ha sido dificultoso debido al lugar, el frío y el viento.
El Alto de la Curiscada con la antena preparada. Ya está despejando la niebla.
Es la una y diez cuando, parapetado tras la roca, empiezo a llamar en la banda de 20 metros. A la segunda llamada me responden dos estaciones: EA1AV y K4DY. Curiosamente K4DY, Leslie, desde Carolina del Norte (USA) me llega más fuerte que Agustín desde León. Una vez atendido el americano, atiendo a Agustín.

A las siguientes llamadas rápidamente me empiezan a contestar de toda Europa. Pronto se forma un lío grande de gente llamando todos a la vez. Pronto distingo un sonido característico, es N4EX, Richard, también en Carolina del Norte. Al cabo de un rato veo que es muy difícil decodificar indicativos: hay muchos llamando a la vez. Además al fondo escucho otros corresponsales que están en la misma frecuencia. Indico que cambio de frecuencia, 1 KHz más arriba, hasta 14.063 MHz. Antes de que pueda llamar en la nueva frecuencia, ya me están llamando.
Mi puesto de radio en el Alto de la Curiscada
Cada vez que acabo un QSO con un corresponsal encuentro un continuo pitido casi monotónico de muchos llamándome simultáneamente. Es muy difícil decodificar un indicativo. Pido que me contesten por países o pillo indicativos a la mitad. Hacía mucho tiempo que no tenía tanto jaleo. Ya se ve que hoy la propagación está magnífica en 20 metros. Lleva unos días así de bien. No tengo tiempo de aburrirme, siguen llamándome. De vez en cuando escucho alguien que acaba en "/P". Es señal de que, casi seguro, se trata de un corresponsal en otra cumbre sota. Le doy paso con prioridad. Hoy el día está entretenido, pero hace mucho frío. En algunos momentos estoy casi tiritando.

Después de unos 50 minutos, he respondido a todos los corresponsales. Ya no contestan a mis llamadas. Es el momento de hacer una parada. Son las dos de la tarde. En ese momento levanto mi vista de la libreta y me doy cuenta de que el horizonte se ha despejado en parte. Ahora se ven las montañas que tengo alrededor. Hacia el sur tienen nieve. Es lógico estoy viendo su vertiente norte, donde no da el sol. Es el momento de parar a comer un poco.
A la hora de comer el horizonte ha despejado bastante.
Tras una comida tranquila, vuelvo a la radio. Ahora me pongo en la banda de 40 metros. Sobre todo para dar oportunidades a los españoles, que en la banda de 20 metros es difícil que lleguen. El primero que contesta es un francés, F5JKK, Eric. Curiosamente él mismo se define como "cazador sota fanático en modo QRP". A continuación ya me van respondiendo desde España. Bueno, los tres primeros están todos en Pamplona: EA2LUEA2DT y EA2IF. También me contestan desde Alemania, Austria, Italia, más españoles... Incluso desde Polonia o Rumanía.

La banda de 40 metros tiene también buena propagación, pero hay menos corresponsales. Por supuesto, también me llama Agustín. Incluso HB9IIO/P, Daniel, desde otra cumbre en Suiza. De España tengo unos cuantos corresponsales, pero yo esperaba algunos más.

Cuando están a punto de llegar las tres de la tarde y no hay más corresponsales, aviso de que paso a QRT. Antes de apagar el equipo reviso el clúster sota por si hay algo interesante. Veo que está 9A/S57MS/P, Marko, un esloveno en una cumbre de Croacia: 9A/ZH-001. Pero está en la banda de 20 metros y en SSB, modo voz. Pongo esa frecuencia, sintonizo la antena y le escucho. A la segunda llamada me contesta y me pasa una señal de 55. ¡No está mal! Otro QSO de cumbre a cumbre.
La cumbre de la Curiscada con el horizonte casi despejado y todo instalado.
Antes de recoger todo, llamo con el talky en la banda de dos metros. Solo me responde Agustín, EA1AV. Nos escuchamos con señales muy fuertes. Nadie más responde. Son las tres y cuarto de la tarde. Voy bien de tiempo, pero en esta época oscurece muy pronto, así que conviene regresar con un margen amplio de tiempo.

Antes de iniciar el descenso hago unas fotos, puesto que ahora está todo despejado. Alrededor tengo montañas imponentes. Al este el Alto de la Cañada, por encima de mi altura. Hacia el suroeste también hay grandes montañas, algo más lejos. Por aquí quedan varias cumbres sota sin explorar.
Panorama desde el Alto de la Curiscada
Con todo recogido desciendo por el mismo camino que subí. La bajada es rápida y más agradable, ahora en buena parte del recorrido tengo un sol algo apagado. Durante todo el recorrido, en las zonas altas puedo contemplar las montañas a lo lejos y en el valle las cumbres cercanas. Durante la mañana las nubes bajas me habían impedido contemplar estas maravillas.
Camino de vuelta. Al fondo el macizo del Catoute con nieve
Regreso por la misma pista forestal que ascendí por la mañana. Al otro lado del arroyo se ve una senda más bonita, entre praderas, rocas y bosques. Parece más agradable para explorar, pero no quiero retrasarme, así que sigo por mi camino sencillo y rápido. A las cinco de la tarde llego al pueblo de Lazado. Tengo tiempo de tomarme una merienda tranquila y valorar la jornada.

En total fueron 58 QSO: 34 de ellos en la banda de 20 metros, incluidos tres con Estados Unidos; 23 en la banda de 40 metros, incluido mi primer QSO sota con Grecia. También un comunicado en la banda de 2 metros. Además cinco comunicados sota de montaña a montaña. Es una me mis excursiones con más comunicados. Ha sido duro por el frío y la niebla, pero sin prisas y con buenos resultados. Supongo que la próxima excursión será ya en diciembre, con los tres puntos de bonificación por inverno. Pero creo que voy a tener que empezar a repetir cumbres. Todas las montañas cercanas, a menos de una hora en coche, ya las tengo trabajadas. Hay que ir lejos para trabajar cumbres nuevas. Todo llegará.

Por cierto. En la cima encontré una tarjeta de cumbres curiosa de una web interesante, pero de Babia: babia2miles.com

lunes, 22 de octubre de 2018

Peña Cerreos

He aprovechado un fin de semana de buen tiempo para hacer una de las excursiones que tenía pendientes en mi agenda: regresar a la zona de las Ubiñas y subir Peña Cerreos. Se trata de un pico de forma piramidal situado tras las dos Ubiñas. Tiene una altura de 2.111 metros y referencia SOTA EA1/LE-105. Su ascensión no ofrece ninguna dificultad. Para llegar a la cima parto desde Casa Mieres que ya está a una altura de 1.600 metros. Desde allí llego a las praderías de la Vega de Candioches. Después paso al valle del Riotuerto y ya estoy en la base de Peña Cerreos.
El Cerreos visto desde la ladera de la Ubiña grande en agosto de 2016.
La manera más sencilla de subir Cerreos es por la ladera noroeste, desde el alto Terreros, a 1.886 metros de altura. Supone recorrer todo el valle del Riotuerto y dar un pequeño rodeo, pero a cambio no encuentras ninguna dificultad en la ascensión. Durante la subida final tengo siempre en frente la impresionante pared de Peña Ubiña cuatrocientos metros por encima de mi situación.
Las praderías de la Vega de Candioches. De frente la pared de Ubiña y a su derecha Cerreos.
Desde Casa Mieres hasta la cima me lleva dos horas y cuarto de camino tranquilo. El día está despejado, aunque por Asturias vienen de cuando en cuando pequeñas nubes que se deshacen en las alturas. Hacia el oeste tengo las Ubiñas y hacia el este el cielo de Asturias y algunas montañas menores. El lugar impresiona.
Acabo de llegar a la cima de Peña Cerreos. Vista hacia Asturias.
Son las dos de la tarde. Antes de nada me tomo un pequeño bocadillo para reponer fuerzas. Al acabar hago unas llamadas en 145.525 MHz. con el talky. Nadie me responde. Enseguida despliego la antena apoyándome en el buzón de la cumbre. Instalo todos lo necesario y me pongo en la banda de 20 metros. Antes de llamar escucho que hay dos estaciones en otras cumbres de Europa: HA2PP/P, Zoltan, desde una pequeña cumbre en Hungría y M1EYP/P, Tom, desde otra colina en Inglaterra. Enseguida me responden. Ya tengo dos QSO, y además de sota a sota. ¡Esto empieza bien!
Peña Ubiña Grande frente a mi. Trescientos metros por encima Peña Cerreos.
Ahora me pongo en 14.062 MHz. y empiezo a llamar. Rápidamente me contesta G0RPA, Ian, desde Inglaterra. A continuación empieza el lío. Entre el jaleo de gente que me llama distingo con facilidad el indicativo de Richard, N4EX, un habitual desde Carolina del Norte. En cada cambio escucho un montón de corresponsales llamando todos a la vez. Es complicado distinguir indicativos concretos entre tanto jaleo. Algunos veteranos tienen sus trucos, que cuando llegan con buena señal, sirven de verdad.
La antena en la cumbre de Cerreos.
Entre los corresponsales habituales me contesta también Juerg, HB9BIN/P, desde otra cumbre en Suiza. En general las señales son fuertes, aunque con bastante desvanecimiento o QSB. Tengo otros americanos que me llaman: AC1Z, Robert, desde New Hampshire; K8LJG, John, desde Michigan. Por primera vez desde una cumbre, me llaman desde Israel: 4Z5AV, Michael. También contesto a Marco, EA1SB, y a Miguel, EA1YC, los dos desde León. Esta echo de menos a Agustín, EA1AV, que está convaleciente de una operación seria.
El equipo instalado en al cumbre de Cerreos.
Tras cincuenta minutos sin descanso he completado 38 QSO en al banda de 20 metros. He contactado con tres continentes distintos y se acerca la hora de recoger. Paso a la banda de 40 metros para dar oportunidad a colegas EA que de otra manera no me escucharían.

Cuando tengo todo preparado para llamar llegan a la cumbre tres montañeros. Se sorprender al ver toda la instalación. Antes de empezar a llamar les explico brevemente lo que hago. Les resulta curioso, pero interesante. Ante ellos hago las primeras llamadas en la banda de 40 metros. También les sorprende la telegrafía.

En esta banda el primer QSO es con AM7JAM, un indicativo especial de Scouts Andalucía. Después me van contestando varios corresponsales de España, no muchos. También desde Francia, Suiza, Italia y, sorprendentemente, OZ7JZ, Jan, desde Dinamarca. En esta banda la propagación está mas pobre y hay menos corresponsales. Cuando pasan las cuatro de la tarde apago la emisora. Ya es hora de recoger y regresar.

Una vez recogido todo me despido de los montañeros que están comiendo algo. Bajo por la directa, hacia el sur. La bajada es más complicada y no tomo el camino correcto. En algunas zonas hay grandes pedregales que hay que cruzar con cuidado. Pronto estoy ya en la parte alta del valle del Riotuerto. Llego al paso hacia la Vega de Candioches y paro a merendar. Son poco más de las cinco de la tarde.
Después de descender, bajo Peña Cerreos. Preciosa vista al este.
Una hora más de camino solitario por las praderas de la Vega de Candioches me lleva hasta el coche en Casa Mieres. Desde allí hay que bajar por una pista forestal mala hasta el pueblo de Pinos. Desde allí hasta mi casa será una hora más de carretera.

La jornada finalizó con 51 QSO, 38 en la banda de 20 metros y 13 más en la de 40 metros. En VHF nadie me contestó. Un magnífico día de excursión a un lugar impresionante.

martes, 25 de septiembre de 2018

Peñas Pintas, sota y vértice

Peñas Pintas es una impresionante pared rocosa que se alza tras el pueblo de Las Salas, el pueblo anterior al embalse de Riaño. Sobre la pared hay dos cumbres que son Las Pintas. La mayor tiene una altura de 1.985 metros y su referencia SOTA es EA1/LE-060. Además en su cima está un vértice geodésico con referencia VGLE-075 y forma parte del municipio de Crémenes, muy poco activado en radio. Todo esto hace que sea un objetivo atractivo para mis excursiones radiomontañeras.
Peña Las Pintas vista desde el Pico Jano en mayo pasado.
El pasado domingo subí este pico. Esta vez no me acompañó nadie. Desde la población de Las Salas parte un camino forestal ancho que cruza un bosque de robles durante unos dos kilómetros. El camino termina en una pequeña pradera a 1.330 metros de altura. Hasta aquí el recorrido es muy sencillo. Ahora unas marcas amarillas indican la senda que sube hasta la cima.

Desde la ascensión discurre por una senda bien señalizada con hitos y marcas de pintura amarilla. Todo es seguir estas señales. Paso por delante de dos bocaminas abandonadas. La senda asciende entre monte bajo y rocas. Durante la subida hay pequeñas terrazas con vegetación y tramos de ascensión entre rocas. Siguiendo las marcas casi nunca hay dudas del camino. El paisaje es amplio y bonito. Frente a mi tengo las crestas del Pico Jano, que subí en mayo pasado. A lo lejos está La Camperona con sus antenas. Allí hay un receptor APRS que recibe mi baliza, de forma que desde internet se puede seguir mi camino.
Panorámica a media ascensión. De frente el Pico Jano, al fondo La Camperona.
Ya cerca de la cumbre, son casi las dos de la tarde, escucho a Agustín, EA1AV, llamándome por el repetidor R3. Sigue mi evolución gracias a la baliza. También recibo una llamada de Miguel, EA1YC, también pendiente de mi aventura. Llego a la cima poco después de las dos de la tarde. Han sido algo más de tres horas de dura ascensión con alguna parada. Desde la cima se contempla un paisaje impresionante con un cielo azul casi sin nubes. A mis pies el embalse de Riaño, al oeste el embalse del Porma. Al norte Picos de Europa, al oeste el Mampodre y otras cumbres más lejanas. Al este el Espigüete y al sur Peñacorada.
La impresionante pared norte de Las Pintas.
Enseguida instalo la antena sobre el vértice geodésico. Antes de empezar en telegrafía hago unas llamadas en la banda de dos metros. Me contestan Agustín, EA1AV y su hijo Javier, EA1AFB. Después empiezo en la banda de 20 metros con la telegrafía. Me contestan de nuevo Agustín, EA1AV, y Miguel, EA1YC, que me están esperando.

Tras atender a estos colegas, me doy cuenta de que ha llegado a la cumbre una pareja. Les saludo, me presento y les explico lo que hago. Se quedan sorprendidos de ver cómo me contestan en telegrafía de toda Europa. Pronto se marchan y sigo solo. En esta banda hay bastante animación. En poco más de veinte minutos atiendo corresponsales de toda Europa: desde Rumanía a Irlanda, Suecia e Italia. También me llega, muy flojo, EA5XU, José, desde Valencia.
Mi puesto de radio en la cumbre de Las Pintas.
Cuando acabo de atender a todos los corresponsales en la banda de 20 metros son casi las tres y cuarto de la tarde. Paro un poco para comer algo. Voy a estar muy escaso de tiempo para todo lo que quiero hacer, puesto que tengo previsto estar de regreso en León antes de las ocho de la tarde.

A las tres y media me pongo de nuevo a la radio. Esta vez en la banda de 40 metros, para atender a los que lleguen, principalmente, desde España. El primero en contestarme es de nuevo EA5XU. También me contestan desde Italia o Francia. Enseguida se forma un buen jaleo. Varias estaciones llamando al mismo tiempo con señales muy fuertes. No hay manera de identificar un indicativo entre tanto pitido. Cada comunicado me lleva un buen rato.
La antena sobre el vértice. Al fondo la Sierra del Mampodre.
Un colega EA9?? llega con señales muy fuertes y con bastante ruido. Se aprecia que está trabajando con un amplificador lineal potente que produce ruido e interferencias. Le contesto, pero no me escucha. Entre tanto jaleo en quince minutos solo consigo ocho QSO. ¡Estoy perdiendo el tiempo! ¡Y eso es lo que me falta!

Decido dejar la telegrafía y pasarme a SSB. Me lleva un rato encontrar una frecuencia libre en fonía. Empiezo a llamar. El primero que me contesta es EA5KY, Luis, en Valencia. Enseguida se forma un bonito jaleo de gente llamando desde toda España. La única manera de torear con esta marabunta es atender por distritos.
Mi puesto de radio visto desde el vértice en lo alto de Las Pintas. Sobre el vértice se aprecia "la otra Pinta".
Atiendo a todos los corresponsales que me llaman de toda la geografía de España. Incluidos Marco, EA1SB, desde León; o el omnipresente Massimo, IK1GPG, desde Italia. También contesto a un par de portugueses, incluido CT1EEC, Carlos, que me llama en QRP. En SSB atiendo a 54 corresponsales en media hora. Siempre es más rápido la voz que la telegrafía. Son las cuatro y media de la tarde. He completado en total 95 comunicados en casi dos horas de operación con una parada para comer. Está bastante bien. Pero ya voy con retraso. Es el momento de recoger.

Una vez recogido todo, sin dejar ningún resto en la cumbre, empiezo el descenso. En algún paso en el que había que trepar, hay que descender con más cuidado. Pero no hay dificultades. En el descenso es más difícil localizar las señales del camino, que en la subida se ven fácilmente. En un momento, gracias al GPS del móvil, veo que me he desviado. Tengo que retroceder y volver al buen camino.
Este es el panorama de Peñas Pintas desde abajo.
La bajada me lleva unas dos horas. Conviene bajar despacio para no forzar las rodillas y las piernas. El día ha resultado muy agradable, pero la excursión me ha llevado mucho tiempo. Cuando llego a Las Salas ya son más de la siete de la tarde. Un día bien aprovechado.

martes, 4 de septiembre de 2018

Otra Peña Castillo

El pasado domingo, 2 de septiembre, me fui con Javier hasta Villafeliz de Babia para subir Peña Castillo. Es una Peña Castillo distinta de la que hay al lado de Mena de Babia. Esta peña tiene una altura de 1.849 metros y su referencia sota es EA1/LE-127. Desde lo más alto de Villafeliz parte un camino agrícola hacia el este. Al principio el camino sube con bastante pendiente hasta llegar a las praderías de Puerto de las Matas. Aquí tenemos una zona de pastos a más de 1.350 metros de altura. Desde allí el camino discurre casi sin pendiente por valle amplio entre ganado. Es paraje es muy agradable, aunque hacía bastante calor.
Praderías del Puerto de las Matas
El camino es un poco largo, unos 5 km, hasta llegar cerca de Los Navales. En este punto bebimos en una fuente que agradecimos mucho y el recorrido gira hacia el oeste. Ahora subimos hacia el collado de Guzparrín. La ascensión es relativamente suave y agradable. El paisaje es espléndido y nos acompañan muchos grajos que dan nombre a la sierra que tenemos a la izquierda.

Ya es tarde, más de las tres, cuando paramos en lo alto del collado para comer. De frente tenemos unas magníficas praderías en las que pasta el ganado. Y muy cerca contemplamos las cumbres de las dos Ubiñas casi a nuestro lado. Encontramos dos montañeros que bajan de la sierra y nos indican el camino que debemos seguir para la ascensión.
Vista desde el valle que asciende a Peña Castillo. En primer plano Peña Cueva.
Ya con más fuerzas tomamos el camino que asciende directamente a la cumbre. Es empinado y hay abundantes piedras sueltas de todos los tamaños. Debemos ir con cuidado. En lo alto de la cresta cuesta decidir cuál es la cumbre real. Hay muchas pequeñas cumbres y todas de altura semejante. Seguimos hacia la que nos indica el GPS. Toda la cresta está agrietada, con muchas piedras sueltas y algún refugio de piedra improvisado. Desde hace una hora hay unas nubes que se van volviendo cada vez más oscuras en el cielo. Seguimos confiados en el pronóstico de que no lloverá. Al llegar al punto donde consideramos que está la cumbre nos caen algunas gotas. ¡Seguimos confiando!
Todo ya instalado en la cumbre de Peña Castillo
Desde lo alto las vistas son magníficas. Descubro muy cerca Casa Mieres, un punto estupendo para acceder a las Ubiñas. Entre una grieta de las rocas consigo sujetar la caña que soporta la antena. En poco tiempo está todo listo para transmitir. Son dos horas más tarde de lo que yo había previsto.

Empiezo llamando en la banda de 20 metros. El primero en contestar es HB9BHW, Hans, en Suiza. Después S52CU, Mirko, desde Eslovenia. El tercero en contestar el Agustín, EA1AV, que está siempre atento a mis excursiones. También me contestan dos americanos: N4EX, Rich; y AC1Z, Robert. Los dos son asiduos de las cumbres con la radio. Las señales son, en general, estables y fuertes.

Cuando acabo de atender a todos en la banda de 20 metros, me paso a la de 40. Aquí el primero en contestarme es Agustín, EA1AV. Con muy buena señal. Después salen varios españoles, italianos, franceses... Se acercan las cuatro y media de la tarde. El cielo está feo y es hora de recoger. Así que apago la emisora y empiezo a recoger la antena. En esto estoy, cuando escucho a Agustín llamando en 145.525 MHz. por el talky. Hablamos. Llega muy fuerte y me escucha muy bien. Completamos el QSO y me pasa con su hijo Javi, EA1AFB. Nadie más sale en esta banda. En esta ocasión, él no recibe mi baliza de APRS. No estoy a suficiente altura y no la he sacado de la mochila.
La emisora en lo alto de Peña Castillo
Mientras estoy recogiendo empiezan a caer algunas gotas de lluvia. ¡No conviene entretenerse! Con todo ya recogido observamos relámpagos hacia el oeste, y una zona oscura que parece lluvia. Siguiendo las indicaciones de los montañeros decidimos emprender el descenso rápido hacia el sur. La pendiente es muy fuerte, pero baja directo hasta las praderas por las que vinimos. Parece que la lluvia va a ir en serio. Saco la funda impermeable de la mochila y seguimos descendiendo con cuidado. Al principio hay una zona de rocas en la que hay que ir muy despacio. Después llegamos a una zona de pradera con mucha pendiente. La lluvia se modera. Al poco deja de llover. Pero al norte el cielo está muy oscuro y se escuchan truenos. ¡A ver si tenemos suerte!

Descender hasta las praderas nos llevó bastante tiempo y mucho cuidado, pues la pendiente es muy fuerte. Ya entre los pastos paramos un momento para descansar. La bajada ha sido impresionante. Regresamos caminando entre las praderas. A ratos cae algo de lluvia. A ratos sale el sol. En cualquier caso podemos avanzar sin apenas mojarnos. Llegamos a San Feliz con el cielo casi despejado y un sol vespertino que deja unos  colores casi irreales.
Atardece muy cerca del pueblo.
Alcanzamos el pueblo sin novedad y muy cansados. Fue un día emocionante. En total completé 33 comunicados: 20 en la banda de 20 metros, 11 en la de 40 metros y 2 en la de dos metros.