lunes, 19 de diciembre de 2016

Un día tonto en el monte

El pasado domingo, después de algunas dudas por el tiempo, decidí subir uno de los picos fáciles que tengo reservados para el invierno. Esta semana llovió y yo suponía que en la montaña habría nieve. ¡Estaba equivocado! Solo había una pequeña capa de nieve en las montañas más altas. Mi objetivo es el Pico del Águila, de 1.451 metros de altura y referencia sota EA1/LE-182.

A eso de las once de la mañana estaba en Puebla de Lillo. El día es realmente frío, alrededor de los cero grados, pero un cielo despejado y un sol reluciente hace el día agradable. Las zonas del camino en sombra están heladas con una capa blanca de escarcha que cruje al pisarla. Al fondo veo las rocas del Pico del Águila, mi objetivo.
El camino helado con el Pico del Águila al fondo
El camino va subiendo poco a poco por la zona de Los Rebollares hasta alcanzar la zona oeste del pico. Desde aquí salgo del camino y voy ascendiendo hasta llegar a la cresta. Durante el camino he pasado por un bosque de robles totalmente deshojados. Al norte de la peña, más abajo, hay otro hermoso bosque de robles. En la zona alta también encuentro algunos robles imponentes. Llegar a la cumbre me lleva una hora y diez minutos sin ninguna dificultad.
Todo preparado en la cumbre. Al fondo el Mampodre con un poquito de nieve
Entre las rocas de la cumbre hay clavado un hierro que me sirve para sujetar la antena. En media hora tengo todo listo y empiezo a llamar en la banda de 20 metros. Parece que hay muy poco ruido y la propagación está muy pobre. ¡Qué extraño! Reviso la configuración: no hay estacionarias. Llamo. Después de unas cuantas llamadas me contesta OK2PDT, Jan, desde la república Checa. Es el máximo activador sota en telegrafía. Completo el QSO limpio, pero con señales pobres. Sigo llamando. Nadie contesta. Me paso a la banda de 40 metros y me anuncio en el clúster. Unas cuantas llamadas y nadie me contesta. ¡Qué mal está la propagación!

Vuelvo a los 20 metros. Después de unas cuantas llamadas, y algunos intentos de contacto frustrados, me contesta OE7PHI, Hans, desde Austria. Otro habitual de los sotas. Le escucho flojo, con desvanecimiento. Él me da un 339, me escucha muy flojo. ¡Ya tengo dos QSO! Tengo que hacer cuatro para validar la actividad. Esté como esté la propagación, tengo que conseguir los contactos.

Después de muchas llamadas frustradas y evidente mosqueo, deduzco que aquí hay algo mal. Se me ocurre mirar el acoplador y me doy cuenta ¡de que he conectado la antena en la banana de la contraantena! ¡Así es imposible que esto funcione!
La antena conectada en el sitio correcto: la banana roja
En cuanto conecto la antena en el sitio correcto escucho el ruido habitual en la banda. Hago una primera llamada en la banda de 20 metros y me contesta N4DA, desde Atlanta, Estado Unidos. ¡Es para darme de bofetadas! Pero, en fin, un día tonto lo tiene cualquiera.

A partir de este momento todo funciona normal. Entre la banda de 20 y la de 40 metros consigo completar 15 QSO. Muy pocos para lo habitual en las últimas activaciones. Entre estos hay dos corresponsales en otras cumbres sota: OE5EEP/P, en Austria, y G4RQJ/P en Inglaterra. Son más de las tres de la tarde y empieza a hacer frío en la cumbre incluso al sol que está bajando rápido. Es suficiente por hoy. Apago, recojo todos los bártulos y emprendo el descenso.
Robles pelados cerca de la cumbre
La bajada es rápida. Sigo la cordal hacia el oeste y después hacia el sur hasta encontrar de nuevo el camino de vuelta. En cuarenta minutos estoy de nuevo en el coche. Aprovecho para comer en condiciones antes de regresar a casa. Ha sido un poco frustrante el fallo técnico, pero he hecho una bonita excursión y tengo otra cumbre sota en mi bolsillo. ¿Quedará oportunidad de hacer otra antes de terminar el año?

sábado, 17 de diciembre de 2016

Participando con los colegas en concurso ARRL

El pasado fin de semana se celebró el concurso de la banda de 10 metros organizado por la ARRL americana. Se trata de un concurso de todos contra todos, pero solo en la banda de 10 metros. Nos juntamos un buen número de amigos en Lorenzana, en casa de Toni, EA3AH. Desde hace unos días Toni había preparado una antena cúbica de tres elementos para esta banda. El problema era el peso de la antena, el escaso sitio y la pequeña torreta. Finalmente usamos dos antenas: una vertical y otra cúbica, pero de un solo elemento.

Hace un par de años habíamos participado en este mismo concurso desde el puerto de pajares. Pasamos mucho frío, con nieve y todo, pero disfrutamos un montón. El problema de esta banda es que ahora estamos en la parte baja del ciclo solar y la propagación es muy pobre. Además parece que es uno de los ciclos solares más bajos de la historia. Contábamos con eso. Incluso hubo cierto desánimo por la escasa propagación, pero decidimos participar.
Javier a los mandos

A mediodía del sábado estábamos en casa de Toni un buen montón de amigos: Agustín, Víctor, Javier, Eli, Juan y varios más. Yo instalé mi keyer y fui el primero en lograr un QSO difícil con 5B4AIF en Chipre. Después la banda se cerró.

Más tarde Víctor consiguió un QSO en fonía con FR4QT, Isla Reunión, en el Índico, cerca de Madagascar. La propagación se volvió a cerrar un rato. Después me puse de nuevo en CW. La propagación se abrió un poco y fueron cayendo sitios interesantes: FY5KE, en Guayana Francesa; PP5ME, Brasil; TZ5XR, Mali; V51YJ, Namibia, Sudáfrica, Argentina, Uruguay, etc. Muy pocos corresponsales, con señales muy flojas. Así llegamos a la hora de comer con 16 contactos entre fonía y telegrafía.

Después de una buenas chuletas y muchas risas seguimos intentándolo. Siempre había alguien a la escucha procurando aprovechar cualquier apertura. A las seis había una reunión del radioclub. Justo en ese momento hubo una buena apertura con Gran Bretaña. Yo decidí, a última hora, quedarme con Víctor y Agustín, mientras los demás asistían a la reunión. Es curioso, al atardecer hubo una apertura con Inglaterra en la que pudimos trabajar varios colegas: MM1E, GW9J, G4FKA, G8AJM, MI0RRE, G4RGK, MI5I. La apertura fue larga y las señales estables y de mediana intensidad. No es la primera vez que me encuentro con esta propagación, extraña para mí, en esta banda a estas horas de la tarde en invierno. ¿Será esporádica E, troposférica, algún tipo de propagación extraña? Para mí es una incógnita. ¿Se abrirá también la propagación en la banda de 6 metros? Habrá que probar. Lo difícil es encontrar corresponsales.

A eso de las ocho de la tarde yo me tuve que marchar. El domingo no pude participar, porque tenía un antiguo compromiso. Me consta que se volvieron a reunir y que comieron bien. En el tema de radio el asunto estuvo realmente pobre: solo cinco QSO más. Uno con Venezuela y el resto con Canarias. En total se pudieron realizar 43 contactos entre los dos días. Un resultado muy pobre. Pero puede que sea uno de los mejores en España por lo que vemos de otros colegas de otras ciudades.

¡A ver si nos animamos con los concursos y acabamos haciendo algo grande!

lunes, 12 de diciembre de 2016

Me paso a logger32

Desde que recuperé el indicativo y regresé a la radio hace seis años, he estado usando el programa EA6DDlog para llevar el registro de los comunicados. Es un programa español muy sencillo de usar con el que he registrado todos los QSO de los últimos años. Tiene todo lo necesario para el uso normal de un radioaficionado sin grandes pretensiones.

Pero, por un lado, Biel tiene la evolución del programa casi abandonada. Por otro lado si tienes más pretensiones se te puede quedar corto. Así que me he pasado al Logger32, un programa mucho más completo, que está evolucionando continuamente. Hay que reconocer que es bastante más complicado que el programa de Biel, pero pienso que, en cuanto me acostumbre a él, me será mucho más útil.
Mi configuración del logger32
La transición ha sido sencilla: configurar el programa, exportar todo del log del programa antiguo e importarlo en el nuevo. Llevo un mes con este programa y, de momento, estoy muy contento. Tengo mucho que descubrir de sus posibilidades y me da cierto miedo el sistema de control de QSL que usa. ¡Ya veremos!

martes, 29 de noviembre de 2016

Concurso CQWW CW 2016

El pasado fin de semana se celebró el concurso CQWW en modo telegrafía. Suele ser el concurso de telegrafía más concurrido del mundo. Una ocasión para disfrutar de la radio, conseguir comunicados poco frecuentes y medirse con todo el mundo. Como es habitual he participado con mi pequeño FT817, en modo QRP, es decir, transmitiendo con cinco vatios de potencia y con mi simple antena dipolo multibanda. Finalmente he podido dedicarle bastante tiempo, pues aunque el sábado tenía algunos compromisos, algunos he podido cancelarlos.
Mi puesto de radio en el concurso CQ
Empecé el sábado poco antes de las siete de la mañana. Una hora y media. Me reincorporé sobre las dos de la tarde. Parada para comer y de nuevo al puesto hasta media tarde. Otro par de horas por la noche. El domingo un plan parecido, pero más tiempo por la mañana y nada por la noche.

Resumen del concurso
En total conseguí 275 QSO. No está nada mal teniendo en cuenta que estamos en un periodo de baja actividad solar y la propagación está muy cerrada en las bandas altas. Durante la noche las únicas bandas abiertas eran los 40 y 80 metros (no he probado en 160 metros). En la banda de 80 metros mi antena rinde muy poco, solo conseguí 8 contactos; todos con países cercanos. En 40 metros hubo momentos de propagación extraordinaria, pero es una banda muy congestionada y difícil para trabajar en QRP. En cualquier caso hay contactos muy interesantes como 6Y9X, Jamaica; PJ4Q, Bonaire; ZF2MJ, Islas Caimán; V26K, Antigua y Barbuda. Todos estos en el Caribe. Pero también Brasil: PS2T, Colombia: HK1NA, Costa Rica: TI5W, Isla Ascensión: ZD8W; y bastantes con Norteamérica, tanto Estados Unidos como Canadá.

La banda más interesante fue, sin duda, la de 15 metros, con 92 QSO. Destacan Guayana Francesa: TO1A, Bahréin: A92GE y A93JA, Barbados: 8P5A, Isla Dominica: J70BH, República Dominicana: HI3CC, Etiopía: ET3AA, Islas Vírgenes Británicas: VP2VI, San Cristobal y Nieves: V47T, Islas Caimán: ZF2MJ, Venezuela: YW4D, además de países frecuentes como Brasil, Estados Unidos, Canadá, etc.

En la banda de 20 metros tengo un ruido local infernal. Para escuchar, bien sin saturar el receptor pongo el atenuador, así que solo escucho las señales muy fuertes. En algunos momentos la propagación estuvo muy bien. Así las únicas estaciones un poco extrañas fueron UP0L, en Kazakstán, V47T, en San Cristóbal y Nieves, además de muchas estaciones americanas y europeas.

Mención especial merece la banda de 10 metros. Durante todo el concurso no he escuchado nada en esta banda, salvo el sábado sobre las seis de la tarde que pude hacer QSO con ZD8W, Isla Ascensión, que llegaba con señales más bien bajas. Media hora más tarde escucho a M6T y G5O, los dos en Inglaterra, con muy buenas señales. Sin dificultad completamos el QSO. Ya es de noche y no es habitual que haya propagación en la banda de 28 MHz. a estas horas. ¿Habrá sido propagación troposférica? El domingo la banda se abrió poco antes del atardecer con el sur. Pude completar tres QSO con Argentina y uno con Brasil: PS2T. Escuché señales muy débiles desde otros países de Hispanoamérica, pero no pude hacer más contactos.

El domingo apagué la radio a las diez de la noche. Estaba realmente cansado. En todo el concurso no he conseguido ningún país nuevo, todos los había trabajado ya en algún momento. La principal novedad fue la Isla Ascensión, que solo tenía trabajada en la banda de 6 metros, y ahora la tengo en HF en 28 y 7 MHz.

Por cierto. Es la primera vez que trabajo un concurso en modo asistido, es decir, viendo los anuncios de estaciones que otros están trabajando. Es una ayuda para hacer más comunicados y conseguir multiplicadores. El programa N1MM+ funciona de maravilla. Supongo que quedaré entre los tres primeros de España en modo QRP asistido. En cualquier caso ha sido una buena diversión.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Pico Morronegro soledad y gentío

  El pasado miércoles me tomé un día libre aprovechando el buen pronóstico del tiempo que predecía un día soleado, y me fui al Morronegro, un pico de la zona de Babia con una altura de 2.151 metros y con referencia sota EA1/LE-024. Para subir este pico hay que llegar al pueblo de Torrestío, en el fondo de un valle, muy cerca del puerto de Ventana. Desde allí parte una senda que lleva por el norte a los Lagos de Saliencia, ya en Asturias; y otra senda hacia el oeste por la que accedemos al valle que nos lleva hasta el Morronegro.
El Morronegro al atardecer, desde cerca de Torrestío
  Esta vez no encontré ningún acompañante y tuve que hacer la excursión en soledad. A mediados de noviembre, en un atardecer soleado el único sonido que se escuchaba en el valle era el correr del arroyo que lo recorre. Hay una sensación de paz y soledad impresionante.

  El recorrido, en principio, es sencillo. Solo hay que seguir un camino hacia el oeste por un amplio valle, Por ser la primera vez que ascendía esta cumbre, no tenía claro cuál de las montañas que había al fondo del valle era mi objetivo. ¡Menos mal que el GPS del smartphone me puede guiar! En cualquier caso en un determinado momento me doy cuenta de que no voy por la senda prevista. Debo descender un tramo y buscar el camino correcto.
Panorama desde el Morronegro, con la antena ya instalada
  Una vez en el camino bueno solo hay que seguirlo valle arriba. El recorrido gira poco a poco hacia el sur hasta el collado de Queixeiro. Poco antes de llegar a este collado giramos de nuevo hacia el este directos a la cumbre. Ahora no hay camino, hay que ir sorteando pequeños neveros y encontrar la senda entre la vegetación. Es media mañana y las rocas están húmedas por el rocío mañanero. Hay que tener cuidado de no resbalar sobre ellas.

  Por fin llego a un pequeño collado que hay al pie del Morronegro, al lado del pico Pielda. Estoy a más de 1.900 metros de altura, De frente veo el Pozo Lao que ascendí hace poco más de un mes, un poco más lejos Peña Orniz o el Mortihuelo. Ahora solo queda una ascensión fuerte por una senda marcada con hitos hasta llegar a la cumbre. Son 200 metros de desnivel que me llevan media hora.
Todo instalado en la cumbre del Morronegro
  La cumbre es relativamente plana con un vértice geodésico bastante machacado. Enseguida saco los trastos para instalar la antena y la emisora. Mientras estoy en estas tareas escucho a Agustín, EA1AV, llamándome por el repetidor R3. Hablamos y comprobamos que a esta altura nos escuchamos en directo, sin necesidad de repetidor. ¡Ya tengo un primer QSO!

  Acabo de instalar todo y me pongo en la banda de 20 metros. Para sorpresa mía, tras la primera llamada varios corresponsales me contestan a la vez. Puedo distinguir el indicativo de Roy, G4SSH, desde Londres. Después contesto a DL3HXX, Lothar, desde Alemania; OE7PHI, Hans, desde Austria. También sale VE1WT, Phillip, desde Canadá con muy buenas señales. Después de cada QSO me encuentro con una pitada continua donde es casi imposible distinguir un indicativo, un gentío intentando contactar conmigo. Cada comunicado me cuesta dos minutos, mucho más de lo habitual. Llega un momento en que me canso de este sistema. Quizá no me escuchan bien y no hacen caso de mis indicaciones. El caso es que cuando llevo quince QSO en la banda de 20 metros, decido cambiar a otra banda más tranquila. Transmito un QSY 7, y me paso a la banda de 40 metros.

  En esta banda todo es mucho más sencillo. Las señales son más bajas y hay menos corresponsales. Van saliendo colegas de toda Europa, con algunos ya tenía QSO en la banda de 20 metros. Entre los corresponsales me sale José, EB2CZF, desde Bilbao, que hacía mucho tiempo que no escuchaba. También escucho a Agustín, EA1AV, con señales bastante bajas. Uno de los últimos corresponsales es S52FT/P, Bostjan, desde S5/BI-075, un monte en Eslovenia. ¡Ya tengo un contacto de cumbre a cumbre!

Puesto de transmisión en la cumbre
  Son casi las tres de la tarde cuando decido apagar el equipo y recoger todo. Quiero estar en el coche a las cinco de la tarde, como máximo, para llegar a casa a una hora prudente. Estamos en noviembre y anochece muy pronto. A pesar de que hace buen día, en la cumbre sopla un viento suave que te deja helado. De hecho tuve que ponerme los guantes para poder transmitir y escribir sin tiritar.

  Pronto tengo todo recogido. Pero al iniciar el primer descenso fuerte de la cumbre veo que las piernas las llevo flojas, flojas... El descenso cuesta, se ve que entre el frío de la cumbre y el paso del tiempo he perdido en parte la buena forma del verano. En cualquier caso la bajada es más sencilla. Conociendo bien el camino todo es más fácil. Antes de las cinco llego al coche. Tengo tiempo de tomarme una merienda y salir con tiempo para León.

Me quedó la pena de no haber podido atender a todos los colegas en la banda de 20 metros. De todas formas en los 40 metros completé 23 QSO y en total hice 39 comunicados. Está bastante bien. ¡Más de los que pensaba! En cualquier caso la próxima vez que me encuentre un cisco como el de hoy en 20 metros, me pondré en split, transmitiendo en una frecuencia y recibiendo en otra cercana.

viernes, 28 de octubre de 2016

Nuevo record de QSO

Ayer, miércoles, volví al monte. Esta vez mi destino fue el pico El Rubio, de 1.784 metros de altura, con referencia sota EA1/LE-087. En esta ocasión he conseguido un nuevo record de comunicados en una activación de telegrafía: 75 QSO en un solo día.
Panorama desde El Rubio
En esta ocasión me acompaña Javier. Nuestro recorrido parte de Pobladura de la Tercia siguiendo el Camino de Santiago, en su variante El Salvador, pero en sentido inverso. El recorrido discurre por un camino forestal muy bien trazado y conservado. La ascensión nos lleva casi dos horas sin prisas. Llegados a un collado a algo más de 1.700 metros de altura, encontramos otro camino menos cuidado que nos lleva directamente a la cumbre 400 metros más adelante.

Desde la cumbre, no muy elevada, las vistas son fantásticas. El día está soleado con algunas nubes, una temperatura suave y sin viento. Se está muy bien en la cumbre. Mi amigo Javier se busca un lugar tranquilo y se dedica a la lectura mientras yo instalo todos los trastos. En poco tiempo tengo todo listo y empiezo a escuchar en la banda de 20 metros. Es la una y cuarto de la tarde cuando hago mi primer QSO con G0MFR/P, Gareth, en la Colina Lewesdon, en Inglaterra.
La instalación de la antena en la cumbre de El Rubio
Antes de ponerme a llamar, paro un momento. Estoy escuchando a Agustín por el talky y quiero hablar con él. Está a través del repetidor R3. Pero en directo no conseguimos escucharnos. El que sí que me escucha es Toni, EA3AH desde León. Como no hay más gente en VHF, me voy a la banda de 20 metros y empiezo a llamar.

El primero en contestarme es, como no, Agustín, EA1AV desde su pueblo, cerca de La Bañeza. A continuación van llamando de toda Europa. En general todos me llegan con buenas señales. Enseguida se forma el típico "pile-up" que dificulta bastante las comunicaciones, pero resulta divertido. Pero no solo tengo corresponsales europeos, también me llegan de América: AC1Z, Robert, desde New Hampshire; K4DY, Leslie, desde Carolina del Norte; K4MF, Gary, desde Florida y VE1WT, Phillip, desde Nueva Escocia, en el este de Canadá. Salvo Phillip, que me llega bastante flojo, todos los demás americanos me llegan con muy buenas señales. En ocasiones les escucho por encima de todo el bollo de pitidos.
El equipo listo en la cumbre de El Rubio
Cuando son algo más de las dos de la tarde, después de más de media hora de jaleo y tras casi 30 QSO, durante un momento de tranquilidad, paro un rato para comer. Se está muy bien en este lugar contemplando el paisaje al sol. Vemos el recorrido del camino de Santiago y la ruta que hicimos en julio otro Javier y yo para subir el pico Cueto. Tras la comida, vuelto a la radio.

Ahora me pongo en la banda de 40 metros. Después de unas llamadas, de nuevo me contesta Agustín, EA1AV, que está muy pendiente de mis activaciones. Sigo llamando y me van respondiendo diversos corresponsales, algunos de distintos países de Europa, muchos otros de España. Sin grandes jaleos, pero con algunas portadoras molestas, van contestando de todos los rincones de España. Entre los corresponsales me hace especial ilusión escuchar a EA1CCM, José Manuel. A principio de los años ochenta del siglo pasado, fue el indicativo de mi buen amigo Agustín. ¡Una pena que dejara la radio!
Carrete que uso para recoger la antena

Mi intención era apagar y recoger a las tres y media. Pero pasa la hora y me siguen llamando corresponsales de toda España y algunos europeos. Me gusta complacer a todos los que me llaman y no cortar la comunicación, salvo necesidad real de recoger. Así que cuando dejan de llamarme son ya casi las cuatro de la tarde. Mando un par de mensajes de QRT y apago la emisora. Tras el recuento en casa, he podido completar 75 QSO. ¡Un nuevo record! Eso sí, hay varios duplicados, pero no está mal.

Rápidamente me pongo a recoger. Últimamente estoy usando un carrete grande, de los usados para los hilos de las cometas, para recoger mi antena. Teniendo en cuenta que la antena es un hilo de 20 metros de largo, es una gran ventaja poder recogerlo en muy poco tiempo y con seguridad. También es más fácil extender la antena. ¡Una buena compra!
Empezando el descenso. Al fondo el pico El Rubio.

Con todo recogido emprendemos el descenso. Ahora hay unas nubes que han cubierto casi todo el cielo. Por fortuna no llueve. Bajamos con tranquilidad por el camino. Encontramos un curioso insecto hoja al que hacemos unas cuantas fotos. ¡Impresionante camuflaje!
Insecto hoja entre las piedras
Llegamos al coche sin novedad y a la hora prevista estamos de regreso en casa. ¡Un magnífico día de radio y montaña!

sábado, 8 de octubre de 2016

Radio en lo alto de Pozo Lao

El 5 de octubre celebramos en León a San Froilán con un día de fiesta. Aprovechando este día me voy hasta Robledo de Babia para subir desde allí el pico Pozo Lao. A pesar de su nombre este es un pico de 2.016 metros de altura con referencia sota EA1/LE-107. Esta vez he tenido que ir solo.

Desde Robledo de Babia parte un camino forestal que va subiendo hasta el Alto de la Collada, una zona de pastos a 500 metros de la cumbre. El camino no tiene pérdida posible y es apto para vehículos todoterreno. Aunque de vez en cuando hay pendientes fuertes. A medida que voy subiendo puedo contemplar el precioso valle de Babia, donde veraneaban los reyes de León, y las montañas cercanas.
A media ascensión, el valle de Babia.
Llegar hasta la cima me lleva exactamente dos horas. La cumbre es plana con vegetación y piedras. Desde arriba tengo una visión impresionante de las montañas cercanas: Las Ubiñas, Peña Orniz, el Mortihuelo con su laguna Las Verdes al pie. Al lado tengo otra montaña impresionante: el Morronegro. Al sur el valle de Babia y más allá el Alto de la Cañada. Tengo muchas cumbres pendientes de activar por esta zona.

Para levantar la caña que sujeta la antena tengo que usar unas piquetas y cuerdas. Me lleva más tiempo del habitual preparar todo, pero tengo tiempo suficiente, son las dos de la tarde. Antes de ponerme con la telegrafía, hago unas llamadas por los repetidores de VHF cercanos. Primero me sale un colega de Madrid que baja el puerto del Manzanal con su camión. Después escucho con dificultad a Agustín, EA1AV. Por algún motivo se le entrecorta la comunicación. Con dificultades conseguimos hacer el contacto en directo. Él está en su pueblo. Como no responden más colegas, me pongo en la banda de 20 metros.
La antena ya instalada. Al fondo el macizo de las Ubiñas.
Nada más encender el equipo en la banda de los 14 MHz escucho a Juerg, HB9BIN/P, que está en un monte suizo cercano a la frontera con Italia. Enseguida contesta a mi llamada y ya tengo un primer contacto de sota a sota. A continuación me pongo en mi frecuencia habitual. Tras las primeras llamadas me contesta F6HBI/P, Gerald. Éste está en otra montaña importante: la Montagne de l'Alpe de Verdun, a más de 2.700 metros de altura. ¡Esto es empezar bien!

A continuación van contestando muchos otros colegas de toda Europa. Casi todos llegan con señales fuertes, pero con frecuencia el control que me dan es que me reciben con poca señal. En cualquier caso estoy admirado del buen funcionamiento de la antena que uso. Sin un momento de respiro voy contestando a todos los que me llaman. Cuando son las tres de la tarde decido que hay que parar un rato para comer. Va haciendo hambre. Indico que pararé durante 15 minutos con un QRX 15m, y apago la emisora.
He tenido que fijar la antena con piquetas y cuerdas.
Después de una breve comida vuelvo a la banda de 20 metros. En las primeras llamadas me responde VE2JCW, Jean, desde cerca de Montreal, en Canadá. Yo le recibo con buenas señales, pero a él le cuesta escucharme. Una vez completado el QSO sigo llamando. Me van saliendo diversas estaciones de Europa, pero sin tanto jaleo como antes. También completo comunicado con Agustín, EA1AV y con Marco, EA1SB ambos de León. Cuando acabo con los corresponsales en la banda de 20 metros, me paso a la de 40.

Son las cuatro menos cuarto de la tarde. A esta hora debería empezar a recoger para estar pronto de regreso en casa, pero quiero probar suerte en la banda de 7 MHz. En 7.031 Mhz. respondo a F5OUO, Gerard, que está llamando desde Francia en QRP, con 5 vatios, ¡como yo! Después me pongo a llamar en 7:033 MHz. Enseguida me van contestando franceses, alemanes, austriacos.... ¡y españoles! El primero es Ramón, EA5DNO, desde Castellón. A partir de este momento la mayoría de los corresponsales son españoles, incluido de nuevo Agustín, EA1AV. Y aquí viene también el jaleo. De vez en cuando hay portadoras, pitidos, interferencias. Supongo que es algún impaciente al que no respondo a su primera llamada...
El extremo de la antena ante el macizo de las Ubiñas.
Va pasando el tiempo y siguen llamando corresponsales. Son más de las cuatro de la tarde. Siguen saliendo españoles, lo que hasta ahora no era habitual en mis activaciones. Contesto a todos los que me llaman. Son las cuatro y cuarto cuando, sin más gente que me llame, doy por finalizada la activación, lanzo un QRT y apago la emisora.

He completado 65 comunicados en aproximadamente hora y media de radio. 14 de ellos con España. 4 QSO de montaña a montaña. Salvando las activaciones de vértices con Agustín, que hemos salido en fonía, este es mi record de comunicados en una activación sota.

Recojo todos los trastos y empiezo el descenso. Como me he retrasado un poco, bajo a toda velocidad, sin apenas paradas. Tardo una hora en descender hasta el coche. Es bastante cansado, pero ahora tengo prisa. Resultó un día magnífico en todos los sentidos.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Radio desde las nubes

Ayer, último domingo de septiembre, junto con mi amigo Luis Miguel, nos fuimos hasta La Cueta, el pueblo más alto de la provincia, para subir hasta Peña Orniz. Este pico tiene una altura de 2.191 metros y referencia SOTA EA1/LE-014. Partiendo del pueblo sale un camino hacia el oeste remontando el curso del río Sil hasta sus fuentes. Las fuentes del Sil están al pie de Peña Orniz, nuestro objetivo.

El camino es largo. Hasta la cumbre hay casi nueve kilómetros de distancia y unos 750 metros de desnivel. El recorrido nos lleva casi tres horas y media, pero sin dificultades. Primero una pista ancha, después una senda más estrecha. A nuestro lado tenemos el curso del Sil que en tramos lleva agua y en otros tramos solo vemos el cauce seco. El día empieza despejado, con nubes altas que apenas tapan el sol. La noche pasada ha llovido algo. Pero desde el norte, vienen unas nubes que, a ratos, tapan el cielo.
Ascensión final hasta la cumbre.
Pasamos por un collado desde el que vemos la Laguna de las Verdes y el Mortihuelo. Entramos en un valle amplio con pastos sobre el que domina Peña Orniz. La ascensión final es el único momento del recorrido en que la pendiente es fuerte. Llegamos a la cumbre poco después de las dos de la tarde.

En el último tramo de la ascensión he hablado con Víctor, EA1NY, a través del repetidor de El Bierzo. Por experiencia personal considero que estos repetidores en VHF y UHF son los que mejor cobertura tienen en toda la montaña leonesa. En la cumbre llamo de nuevo por el repetidor. Enseguida me contesta Víctor. También podemos escucharnos en directo en 145.525 MHz. Después sale Toni, EA3AH con el que me cuesta un poco más contactar, pero conseguimos completar el comunicado. ¡Ya tengo dos QSO!
"Monigote" de acero en la cumbre sobre el que sujeto la antena. Al norte nubes.
Con la ayuda de Luis Miguel instalo la antena. Antes de ponerme a la radio decidimos comer. Es la hora y hay hambre. A todo esto las vistas desde la cumbre son muy chulas al sur, pero al norte tenemos una nube que oculta totalmente el paisaje. Entre la nube están los Lagos de Saliencia, pero no podemos verlos. Los momentos en que el viento sopla del sur, se despeja un poco el paisaje. En otros momentos sopla del norte y la nube nos envuelve totalmente perdiendo toda visión lejana.

En cuanto termino de comer me pongo en la banda de 20 metros. Me sitúo en la frecuencia habitual sota-cw 14.062 MHz. Allí está Ben, DL5OAB/P, desde una colina sota en Alemania. Completo con él mi primer QSO en la banda. ¡Ya tengo un QSO de cumbre a cumbre! A continuación me pongo un KHz. más arriba y empiezo a llamar. Enseguida se forma un tremendo lío de colegas europeos llamando todos a la vez. En general llegan con buenas señales y es difícil descifrar los indicativos entre tanto pitido. Poco a poco voy respondiendo a todos los corresponsales.
Comunicando con el mundo desde la cumbre de Peña Orniz
Entre el barullo escucho con buenas señales a EA1AV, Agustín. Le contesto y me pasa su control. Es la vez que me llega con mejor señal. Sigo respondiendo a los demás. Entre otros me salen N7CW, Bud, en Arizona. Realmente lejos y con muy buenas señales. Después responde AC1Z, Bob, este desde New Hampshire, también en USA, pero más cerca. Con Bob tengo ya varios QSO desde cumbres distintas.

Me ha llevado cuarenta minutos responder a todos los corresponsales. Sin parar un momento. Antes de pasar a la banda de 40 metros busco por las frecuencias cercanas por si hay otros "soteros". Encuentro a Jozef, OM6TC/P, desde otra colina en Eslovaquia.

En el tiempo que ha pasado, el viento empezó a soplar del norte y las nubes nos envuelven totalmente. Paso a la banda de 40 metros. Me pongo en 7.032 MHz. y empiezo a llamar. Curiosamente el primero en responder es de nuevo Agustín, EA1AV. Después van saliendo otros corresponsales de Italia, Inglaterra y varios españoles. ¡Por fin me sale gente de España! Sin tanto jaleo como en la banda de 20 metros voy respondiendo a los corresponsales. En total completo 12 QSO en la banda de 40 metros, nueve de ellos con españoles.
Contestando a los corresponsales. Nos está invadiendo la nube.

Pero ya es tarde. Hay que recoger y regresar. ¡Y tenemos una visibilidad muy escasa porque estamos rodeados de nubes! Todavía hago unas llamadas con el talky, me sale otra vez Víctor. Por un momento escucho a Agustín por el repetidor, pero tiene algún tipo de problemas, porque la comunicación se corta. Emprendemos el descenso.

No es fácil orientarse con niebla en la montaña. Este es uno de los peligros de este deporte, pero afortunadamente aquí es difícil perderse y, además, tengo la ruta de ascenso marcada en el GPS. De vez en cuando lo consulto y compruebo que vamos por la ruta correcta. En media hora estamos en el fondo del valle. Aquí ya no hay nubes y el camino de vuelta no tiene pérdida posible. Nos lleva dos horas llegar hasta el coche. Ha sido un día muy bueno de montaña y radio.

viernes, 23 de septiembre de 2016

El Escaño, impresionante visión de Picos de Europa

Estamos en la segunda mitad de septiembre y no he podido hacer una excursión sota. Así que en cuanto ha vuelto en buen tiempo me he pedido un día libre y me he ido a otra cumbre de diez puntos: El Escaño, con referencia SOTA EA1/CT-011, tiene 2.121 metros de altura. Es mi primera activación de un pico asignado a Cantabria, aunque realmente es frontera entre León y Cantabria.
Se asciende por este valle hasta el collado que vemos a la derecha. La cima destaca a la izquierda entre otras cumbres.
Dejo el coche en una curva pronunciada del kilómetro 7 de la carretera LE-243 que lleva al puerto de Pandetrave. Al lado parte un camino forestal que se dirige hacia el este por el valle de Puermán. Tomo este camino y poco a poco voy ascendiendo por el valle. Al iniciar la ascensión paso por un bosque de hayas, pero rápidamente llego a una zona de prados.

 A partir de aquí no hay caminos. Se trata de seguir ascendiendo por el valle. La única dificultad es que en algunos tramos hay surgimientos de agua, pequeños arroyos y zonas encharcadas. La pendiente es bastante fuerte. El día está soleado con algunas nubes tenues. Por fin llego a lo alto del valle. Estoy en un collado a más de 2.000 metros de altura. La cima está a mano.
Vista de la cumbre desde el collado. Solo faltan diez minutos para coronar.
En diez minutos más estoy en la cumbre. Me ha costado dos horas de ascensión desde el coche. Menos de lo que pensaba. Habrá tiempo para atender a todos si la propagación está bien. Es una cumbre alargada, de tierra. Al este tengo el valle de Espinama y frente a mí, la pared de la que cuelga el teleférico de Fuente Dé. Al norte el macizo central de Picos de Europa. Al sureste veo cercano el Coriscao bastante cercano. Al oeste tengo el pico Corcadas, que había subido en agosto. Las vistas son impresionantes.
Panorámica desde El Escaño. A la derecha, el Coriscao
Antes de nada hago unas cuantas llamadas en VHF, por el repetidor de León, en directo en 145.525 MHz. Tras varios intentos nadie me contesta. Me voy a lo seguro: hf. Instalo la antena sobre un cartel indicador de "Parque Nacional". Despliego el cable de antena para la banda de 40 metros e instalo el equipo. Empiezo llamando en la banda de 20 metros. Después de unas pocas llamadas me contesta Roy, G4SSH, siempre a la escucha de las activaciones sota en Londres.

Enseguida se forma un buen lío de estaciones llamando todas a la vez. Son los típicos corresponsales europeos cazadores de cumbres. El único corresponsal que se sale de lo habitual es UR5FA/MM, Oleg. Al tener el sufijo /MM indica que es una estación Móvil Marítima. Es decir, que está en un barco en algún lugar de algún mar...
El extremo de la antena end feed. Al fondo el macizo central de Picos de Europa.
Para ser un miércoles hay muchos corresponsales y me lleva más de media hora contestar a todos. Lo cierto es que desde que uso la antena end feed para 40 metros, que trabaja igual de bien en la banda de 20 metros, tengo más corresponsales y mejores señales. Al menos en recepción. El último corresponsal, y me cuesta escucharle, es AE5KA, Harold, desde el estado de Maine, al norte de la costa este de USA. Son casi las dos y media y no he comido. Así que paro un rato.

Después de comer vuelvo a hacer unas cuantas llamadas en la banda de dos metros. El resultado es el mismo: nadie contesta. ¡Una pena! De nuevo me pongo en la banda de 20 metros. Esta vez me salen dos corresponsales en Alemania y nadie más. Me voy a la banda de 40 metros. En esta banda tengo la esperanza de que salgan corresponsales de España. Porque siempre tengo corresponsales de toda Europa, pero muy pocos españoles.
Antena y equipo en lo alto de El Escaño. Al fondo el Coriscao.
Después de unas llamadas me contesta DL2EF, Frank, desde Alemania. En esta banda hay menos corresponsales, no se forma el típico lío de todos llamando al mismo tiempo. Los corresponsales van cayendo poco a poco. También escucho a OE/HB9FVF/P, Matt, un suizo desde una cumbre en Austria. ¡Ya tengo un QSO de sota a sota! Después me salen varios corresponsales franceses. Y por fin un español: EA5EBT, Gori, desde Valencia. El último contacto es con HB9DDE/P, Urs, desde una colina en Suiza. En total he podido completar 39 contactos. Treinta en la banda de 20 metros y nueve en la de 40 metros. ¡Y eso que le dediqué más tiempo a la banda de 40 metros!
Vista durante el descenso. Al fondo tenemos Corcadas, sota EA1/LE-047. Ascendido un mes antes.

Mientras recojo todo hago otra vez varias llamadas en la banda de dos metros. Siempre sin resultado. Con todo en la mochila emprendo el descenso. Lógicamente es mucho más rápido que la ascensión. Además ya conozco las zonas encharcadas que debo evitar. Ahora tengo de frente el Corcadas, EA1/LE-047, que activé un mes antes. Me cuesta una hora llegar hasta el coche. El descenso ha sido muy rápido, pero bastante cansado. Por esta zona quedan varias cumbres interesantes que trabajar. Todo se hará.

jueves, 1 de septiembre de 2016

Un sota de los grandes Peña Ubiña

Peña Ubiña, con 2.411 metros de altura es una de las cumbres importantes de la provincia de León. Nunca la había subido, pero estaba entre mis objetivos activarla como sota. El pasado domingo pude cumplir este objetivo. Esta vez me acompañaron dos buenos amigos: Javier y Pablo.
Panorámica desde la Ubiña hacia el este. A la derecha sobresalen dos sotas: Peña Cerreos y Ubiña Chica.
El punto de partida habitual para ascender la Ubiña desde León es el pueblo de Torrebarrio. Una ascensión breve, muy directa y muy fuerte. Nosotros decidimos probar fortuna desde Casa Mieres, una zona de praderas de alta montaña situada a 1.600 metros de altura. Pero para llegar aquí hay que ir desde el pueblo de Pinos por una pisa solo apta para vehículos todoterreno. Así que ese tramo tuvimos que hacerlo caminando. Total unos cinco kilómetros con 300 metros de desnivel: una hora de caminar.

Llegando a Casa Mieres
Casa Mieres es una zona de pastos de altura realmente bonita. Desde aquí parte un camino que avanza hacia el norte por el valle de la Alcantarilla nos adentra en una zona amplia de pastizales. Sin apenas pendiente avanzamos rodeando las montañas cercanas. Por la parte asturiana vienen nubes que en ocasiones nos ocultan las montañas. Tras cruzar un collado salimos al valle de Riotuerto. Al fondo tenemos el Collado Ronzón y a derecha e izquierda la Ubiña grande y la pequeña.
Al fondo el Collado Ronzón. A su izquierda la Ubiña Pequeña, a la derecha la Ubiña Grande.
El paisaje es grandioso, el día soleado, pero no demasiado caluroso. Llegar hasta el collado nos lleva otra hora de camino. Cuando llegamos al Collado Ronzón son más de las dos de la tarde. Ya llevamos un buen retraso. Paramos para hacer una breve comida y Pablo y yo seguimos hacia la cumbre. La ascensión es fuerte y con pasos delicados. La cumbre real siempre está más lejos de lo que parece. Son casi las cuatro de la tarde cuando hacemos cima. Llevamos cerca de cinco horas caminando, más de 12 Km, recorridos y unos 1.100 metros de desnivel. Pero ¡estamos en la cumbre de la Ubiña! A estas horas no hay nadie más aquí, en la subida habíamos encontrado muchos montañeros ya descendiendo.

Por el camino he llevado el talky escuchando las frecuencias más habituales de la banda de dos metros y todos los repetidores. He escuchado muchos repetidores, pero nada significativo. Ahora, en la cumbre, hago unas cuantas llamadas por si encuentro corresponsales. El único que me contesta es EA2JB, Javier, que me llega muy bien desde un pueblo de Burgos.

Llamando en la banda de 2 metros desde la cumbre de la Ubiña.
Ya tengo instalada la antena, enseguida pongo en marcha el equipo de hf y me dispongo a llamar en la banda de 20 metros. Pronto me contesta Roy, G4SSH, desde Londres. Después van contestando muchos de los habituales europeos pendientes de las activaciones sota: OE6GND, desde Austria; OZ4FT, desde Dinamarca... Enseguida se forma un buen lío de todos llamando a la vez. En diez minutos despacho a todos los que me llaman. Dados la hora y el lugar, no conviene entretenerse demasiado.

Me paso a la banda de 40 metros. Está limpia. Llamo durante algo más de diez minutos. Nadie me contesta. Antes de apagar y recoger, busco en las frecuencias habituales. Descubro a CT1DBS/P, Pedro, que está en la Serra do Caldeirão, (sota CT/AL-002), una pequeña montaña en el Algarbe, al sur de Portugal. Me llega con una señal bastante baja y él tiene dificultades para escucharme, pero podemos completar el QSO. Así el último contacto es de cumbre a cumbre. Apago la emisora y recojo equipo y antena.
Recogiendo los equipos. Bonito mar de nubes detrás.
Antes de descender hago unas llamadas más con el talky en la banda de dos metros. Me contesta Marco, EA1SB, desde León. A continuación me contesta también EA1MB, en Gijón. Nadie más responde a mis llamadas. En total he podido hacer 18 comunicados: tres en la banda de 2 metros, el resto en telegrafía en hf. ¡Objetivo conseguido! Con todo recogido emprendemos el descenso. Al poco escucho un momento a Agustín, EA1AV por un R2. Pero no consigo que me escuche. ¡Una pena!

El descenso es rápido, pero tiene que ser cuidadoso. Un traspié en esta zona puede suponer un accidente serio. En 40 minutos estamos en el Collado Ronzón, donde nos espera Javier. A todo esto, por el este se ha metido un mar de nubes que cubre todo el territorio asturiano. No podemos regresar por el camino que hicimos a la ida, porque la niebla hará difícil orientarse y por lo largo del mismo. Desde lo alto hemos visto claramente el pueblo de Pinos, donde tenemos el coche. Y sabemos que se puede llegar por el oeste hasta allí.

Emprendemos el descenso directo hacia el pueblo. En muchos tramos no hay un camino claro, pero guiados por el GPS vamos descendiendo a buen ritmo. En poco más de dos horas, desde la cumbre, llegamos al coche. El descenso ha sido muy cansado, pero estamos contentos de haber hecho una de las cumbres emblemáticas de León.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Corcadas: radio y bichos

El pasado domingo, 14 de agosto, me fui hasta Portilla de la Reina para subir el Pico Corcadas, de 2.048 metros de altura y referencia sota EA1/LE-047. Esta vez no encontré ningún acompañante. ¡Hay mucha gente de vacaciones!

Dejé el coche en el puente de San Martino y desde allí parte un camino rural que enseguida se desvía hacia el oeste y rápidamente sube por un bosque. Allí encontramos sobre todo abedules y hayas, pero también algunos robles. La pendiente es bastante fuerte de forma que enseguida tomas altura. Al principio solo hay vistas hacia el norte y este con la Peña Vallines muy cerca. Hay que llegar hasta un collado, a casi 1.650 metros de altura, para tener vistas hacia el sur.
Desde el collado vemos, en primer plano el bosque ya superado, al fondo Peña Vallines.
Desde el collado hay que buscar camino entre la vegetación de monte bajo para llegar a las crestas que llevan hasta la cumbre. Una vez más, la pendiente es fuerte, pero no hay dificultades. Poco a poco voy ascendiente hasta encontrar un paso hacia el norte de las crestas rocosas. Desde aquí hasta la cumbre solo es media hora más de camino.
Subiendo hacia la cresta observamos nuestro destino.
El último tramo se recorre casi todo por entre rocas calizas. Ya muy cerca de la cumbre sorprendo a un grupo de cabras montesas. Huyen de mi presencia con un agudo grito. Pero no van demasiado lejos. Las puedo fotografiar a placer. Parece que las han introducido aquí y en algunas cumbres próximas.
La cabra me observa curiosa.
Cuando llego a la cumbre son las dos de la tarde. Las vistas son magníficas. Por el camino he escuchado a un colega en la banda de 2 metros. En la cumbre contacto con EH1SDC, un indicativo especial para celebrar la fiesta de la Santina de Covadonga, patrona de Asturias.

Me tomo algo de comida para recuperar fuerzas y enseguida instalo la antena. Sobre el pilar del vértice geodésico de la cumbre hay una enorme nube de hormigas voladoras, muy frecuentes en muchas cumbres en verano. Con todo ya preparado empiezo en la banda de 20 metros. Escucho a OK/OM3CUG/P, Igor, desde una cumbre en Chequia. Enseguida contesta a mi llamada. Después empiezo a llamar yo. El primero que me contesta es GM4OOE/P, desde Escocia. Rápidamente se forma un buen montón de gente llamando desde diversos países de Europa y con señales fuertes. Hacía tiempo que no tenía tanto éxito. Durante los últimos meses lo habitual es que haya pocos corresponsales y con señales débiles.
Una nube de hormigas voladoras en la cumbre.
De pronto una nube de hormigas voladoras me rodea sobre la cabeza. No son peligrosas, no pican, pero son muy molestas. Aviso a los corresponsales que pararé un momento lanzando un QRX y dejo todo para espantar a los insectos. Nunca me había pasado esto.
Panorámica desde Corcadas. ¡Incluso en esta foto se ven insectos voladores!
Espanto los bichos y vuelvo a la radio. Tengo que parar de nuevo. Los insectos me vuelven a rodear, se paran en la espalda, el cuello, la cabeza, los brazos... Busco una prenda con capucha y me la pongo a modo de capa. Vuelvo a la radio. Los insectos me vuelven a rodear, pero ahora con la capucha puedo soportarlo un poco mejor.

De vez en cuando tengo que pedir QRX y parar para espantar a las hormigas. Cuando vuelvo a la radio pido perdón por la interrupción y anuncio que hay demasiados bichos. En telegrafía e inglés: "mny bugs, mny mny bugs, hi". Ya al final, un colega inglés hace algún comentario sobre los "bugs". Entonces me doy cuenta que para un telegrafista un "bug" es también un manipulador de palas. Yo me refería a "muchos bichos" no a "muchos corresponsales".
Mny bugs, bad bugs! (Muchos bichos, ¡malos bichos!), CW-bug, good bug! (Manipulador, ¡buen bicho!)
Para evitar la molestia de las hormigas voladoras me tengo que poner de rodillas, con la cabeza hacia abajo, en una postura incómoda. Los bichos me siguen rodeando, aunque yo procuro ignorarlos. Pero no se puede estar así mucho tiempo. De vez en cuando interrumpo los comunicados para espantarlos. ¡Es una pena porque hay muchos corresponsales de toda Europa!

En un momento de silencio escucho la señal de EA1AV, Agustín, desde su pueblo cerca de La Bañeza. Llega muy flojo, pero le contesto. Da la sensación de que él no me escucha bien. Acabados los corresponsales en la banda de 20 metros, decido pasar a la de 40 metros. Aquí podrán llegar corresponsales de España. Al primero que escucho es a OK1HCD/P, Stanislav, desde una cumbre de la República Checa. Ya tengo otro QSO de cumbre a cumbre. Después hago unas cuantas llamadas. Nadie me contesta y los bichos me siguen rodeando. No aguanto más, apago la emisora y lo dejo por esta vez.

He completado 24 contactos. Tres de ellos con colegas en otras cumbres de Europa. Es una pena por la buena propagación de este día, pero así no se puede trabajar. Recojo todo con cuidado, procurando espantar a los insectos. El descenso es más rápido y tranquilo, tengo tiempo de sobra. En una sombra del bosque paro un momento a descansar y a tomarme una merienda.

Todavía quedan unas semanas de verano. A ver si puedo hacer otras pocas cumbres de las grandes.

martes, 16 de agosto de 2016

Activaciones sota de verano

Ha pasado el mes de julio y no he comentado dos activaciones rápidas de cumbres. El domingo 24 de julio, nos fuimos unos cuantos amigos hasta el puerto de Panderrueda para subir desde allí al Pico Jario. Como son buenos amigos me consintieron llevar la radio y entretenerles más de lo habitual en la cumbre. Es un pico realmente bonito con un camino precioso en la zona de Picos de Europa. Su referencia sota es EA1/LE-073, tiene 1.919 metros de altura y ya lo había activado otra vez.
El primer QSO desde el Jario
Fueron en total 13 QSO, empezando por HB9CLT, Thomas, en Suiza. La propagación en la banda de 20 metros estuvo floja, como la mayoría de mis últimas activaciones. Cuanto atendí a todos los corresponsales en 20 metros, me pasé un momento a la banda de 40 metros. Después de unas llamadas me contestó EA2DT, Manuel, desde Navarra. Como no quería abusar de la paciencia de los compañeros, recogí los equipos y emprendimos el descenso.

Unos días después, el 28 de julio, ascendí el pico Peñalara, en la sierra de Madrid. Es un pico que está en la frontera entre las provincias de Madrid y Segovia, pero a efectos del diploma sota, está catalogado en la provincia de Segovia con la referencia EA1/SG-001. Tiene una altura de 2.428 metros. Subiendo desde el puerto de Cotos, es una cumbre relativamente sencilla en verano. De hecho mi activación es la número nueve en esta cumbre.

Conmigo subían la cumbre mis amigos Javier y Jaime. Esta vez solo me llevé el talky con su antena de porra y no anuncié la posible activación. Una vez en la cumbre, avisé a mis compañeros de excursión y empecé a llamar en 145.525 MHz. Confiaba que al estar cerca de Madrid podría encontrar muchos corresponsales. Después de unas pocas llamadas me contestó EA4GLI, Salvador, desde Madrid. Él se encargó de anunciarme en los clúster. Después me contestaron EA4JR, Tony, y EA4FAZ. Por último me contestó EA1QR, Carlos, que me dijo que estaba en Valladolid. Ya tenía los cuatro comunicados suficientes para validar la activación.

Llamé todavía durante cinco minutos más, pero nadie más me contestó. Hacia el sur tenía Madrid, pero con la sierra por medio. Hacia el norte la inmensa llanura de Castilla la Vieja. Un panorama bonito. Seguimos nuestra excursión por la cresta del Peñalara hasta el Rico de los Pájaros para después bajar a la laguna de los Pájaros y regresar. Ya tengo otro sota nuevo en otra provincia.

sábado, 23 de julio de 2016

Taller de radio en el Campamento Valdelugueros

Hace ya muchos, pero muchos años, que asisto como monitor al Campamento de Valdelugueros. Este año, por fin, me he decidido a sacar adelante un taller de radio para los acampados. Se trata de que los asistentes disfruten de la radio, conozcan un poco este apasionante mundo y aprendan algo interesante. Además, como el campamento tiene una parte de inglés, puede ser una oportunidad de hablar con ingleses de verdad.

Iniciando el taller de radio en el campamento
Lo primero es informarse de cómo hacer esta actividad con todos los permisos legales y aprovechando la experiencia de otros colegas. Para esto he acudido a la web de la URE, en la sección de promoción y difusión de la radio, hay información de cómo hacer estas actividades y presentaciones para usar. Después he acudido al Grupo Radio Galena, que tiene un software específico para estas actividades, el GRG Desktop. Muy interesante.

Además me preparé un dipolo tipo bigotes de gato para las bandas de 40 y 20 metros. El equipo principal sería un viejo FT7B que apenas uso. Un equipo antiguo, pero sencillo de usar, con suficiente potencia y robusto. El taller de radio se desarrollaría sobre las cinco de la tarde durante la semana que dura el campamento, salvando un par de días por excursión y fiesta de padres.
El momento más esperado: hablar por el micrófono, ¡Y que alguien conteste!

El primer día apenas me dio tiempo a preparar todo: antena, cables, emisora, ordenador... Después de una explicación de unos 20 minutos empezaron las llamadas de los chicos. Nadie nos contestó. ¡Gran decepción! Sobre todo para mí. Al finalizar el taller pude comprobar que un latiguillo de antena estaba defectuoso y no sacábamos potencia al aire.
El segundo día, salvado el problema técnico, estuvimos llamando, por error, en la banda de 20 metros. Por fin nos contestó F5MNC, Bernardo, desde Francia. En perfecto español y con una gran amabilidad. ¡Gracias Bernard!

En pleno QSO
Una vez localizado el error, pasamos a la banda de 40 metros. Tras varias llamadas nos fueron contestando desde diversas provincias españolas: La Coruña, Alicante, Cádiz... Los chicos emocionados van leyendo en el ordenador lo que tienen que decir. A algunos corresponsales se les nota emocionados de hablar con niños de 9 o 10 años. Los monitores que escuchan hacen mil preguntas.
Los siguientes días van pasando todos los acampados con mejor o peor suerte en cuanto al número de comunicados. Los corresponsales son escasos y el tiempo para la actividad es limitado. Además dependemos de la propagación. Me consta que en León había gente intentado escucharnos, pero no llegábamos. Hay que tener en cuenta que estábamos en un valle rodeado de montañas y eso no ayuda nada. Además el última día había tal cantidad de estática que nos bloqueaba la recepción. No pudimos hacer ningún QSO.
Una parte de la antena. Estamos rodeados de montañas. Esto dificulta la comunicación.
Entre los cinco días de actividad solo pudimos hacer 23 comunicados. La mitad de los acampados se quedaron con ganas. Una actividad bonita. Quizá la podamos repetir el próximo año con más experiencia.

miércoles, 13 de julio de 2016

Sota desde el Alto de la Cañada

El 9 de julio, junto con mi amigo José María, nos fuimos hasta Riolago de Babia para subir desde allí el Alto de la Cañada. Se trata de un pico de 2.157 metros de altura con referencia SOTA EA1/LE-022. Es una excursión larga y de bastante exigencia. Además la previsión es de una temperatura bastante alta. Estamos preparados para todo.

Cuando empezamos a caminar son más de las once de la mañana. En todo caso no tenemos prisa. El recorrido empieza por un camino bastante ancho, entre árboles que dan frescor. Poco a poco va subiendo hasta que nos desviamos del camino para tomar la senda que sube hacia el lago Chao. Aquí el camino se hace más estrecho y empinado. Pasamos ante una bonita cascada, después por entre turberas encharcadas. Podemos divisar unos rebecos.
Ascendiendo hacia el lago Chao.
Por fin llegamos al lago. Es pequeño, pero tiene bastante agua. No es habitual verlo así. La primavera ha sido muy lluviosa y se nota. Seguimos hacia arriba. Pasamos ante un grupo de vacas que pastan en las praderas altas. Más arriba encontramos un grupo de caballos. En lo alto de la montaña se ven más caballos. Ahora estamos en el fondo de un valle glaciar lleno de hierba. Es precioso, pero la subida se hace dura. El calor es sofocante, apenas sopla algo de brisa en algunos momentos.
Hemos subido el valle glaciar. Las vistas son estupendas. Una mosca incordiona sale en la foto.
Por fin llegamos a lo alto de la montaña. Todavía nos queda casi un kilómetro hasta la cumbre. Pero ahora hay unas vistas muy buenas, además puedo recibir bien todos los repetidores y por fin sopla algo de brisa. Todo mucho mejor. Cuando llegamos a la cumbre son las tres de la tarde. Lo primero es descansar un poco y comer algo. La marcha ha sido muy larga, casi diez kilómetros.
Ya tenemos a la vista la cumbre del Alto de la Cañada.
Una vez repuestos, con ayuda de José María, instalo la antena y el equipo. Antes de ponerme a funcionar, escucho por el talky a alguien que llama desde otra cumbre. Es EA2DYM, Raúl, que está en el pico San Millán, EA1/BU-001 en Burgos, a 2.132 metros de altura. Había otros corresponsales en otras cumbres cercanas importantes, pero ya no queda nadie más que él arriba. Una pena. En cualquier caso ya tengo mi primer QSO del día, y ¡de cumbre a cumbre!
Transmitiendo desde el Alto de la Cañada
En cuanto tengo todo listo, me pongo en la banda de 40 metros y hago unas cuantas llamadas. Nadie contesta. Desde el móvil tengo cobertura y me anuncio en sotawatch. Al poco me contestan tres españoles: EA2DT, Manuel, desde Pamplona; EA1DVZ, sin referencia suyas, y EB5YF, Juan José, desde Valencia. Durante un rato nadie más me contesta.

Decido pasarme a la banda de 20 metros. Esta vez me anuncio enseguida en sotawatch. Rápidamente van contestando desde diversos países de Europa: Suecia, Alemania, Chequia, Gran Bretaña... Las señales que me pasan son más bien bajas, pero hay propagación suficiente. Cuando atiendo a todos los corresponsales que me llaman, observo en el clúster que en la banda de 40 metros está M1EYP/P, Tom, desde G/TW-004, una pequeña colina en medio de Inglaterra. Me paso de nuevo a esa banda y podemos completar el QSO.
Mi antena en lo alto de la Cañada, vista desde el lado sur.
Mientras, estamos casi a las cinco de la tarde. La hora que habíamos convenido para regresar. José María, que se dedica a la geología, se ha ido a explorar la zona sur de la cumbre. Me dice que no hay prisa, que ha encontrado cosas interesantes. 

Decido aprovechar para intentar hacer algo en la banda de 6 metros. Me pongo en 50.096 MHz, me anuncio en sotawatch y me pongo a llamar. La banda parece cerrada. Al rato me contesta HA7PJ, Emil, desde Hungría, con unas señales aceptables. Nadie más me contesta. Escuchando en la banda puedo recibir alguna señal telegráfica débil, pero no consigo identificar al corresponsal.
El equipo en el Alto de la Cañada. Son más de 2.100 metros de altura.
A pesar de lo que diga mi compañero, veo que se va haciendo tarde, así que decido recoger todos los trastos. Nos queda un largo camino de vuelta. He completado un total de 16 QSO. Un poco escaso, pero está bien: he trabajado cuatro bandas distintas. Cuando llega José María, ya tengo todo recogido y la mochila lista para el descenso.

La vuelta, aunque más descansada, se hace muy larga. El calor es menos sofocante, pero las mochilas van bastante cargadas y se hacen más pesadas. El ascenso nos llevó cuatro horas, la vuelta nos lleva dos horas y media, con sus descansos y todo. Ha sido agotador, pero el esfuerzo ha merecido la pena. Nos quedan muchas cumbres pendientes para este verano.