sábado, 8 de octubre de 2016

Radio en lo alto de Pozo Lao

El 5 de octubre celebramos en León a San Froilán con un día de fiesta. Aprovechando este día me voy hasta Robledo de Babia para subir desde allí el pico Pozo Lao. A pesar de su nombre este es un pico de 2.016 metros de altura con referencia sota EA1/LE-107. Esta vez he tenido que ir solo.

Desde Robledo de Babia parte un camino forestal que va subiendo hasta el Alto de la Collada, una zona de pastos a 500 metros de la cumbre. El camino no tiene pérdida posible y es apto para vehículos todoterreno. Aunque de vez en cuando hay pendientes fuertes. A medida que voy subiendo puedo contemplar el precioso valle de Babia, donde veraneaban los reyes de León, y las montañas cercanas.
A media ascensión, el valle de Babia.
Llegar hasta la cima me lleva exactamente dos horas. La cumbre es plana con vegetación y piedras. Desde arriba tengo una visión impresionante de las montañas cercanas: Las Ubiñas, Peña Orniz, el Mortihuelo con su laguna Las Verdes al pie. Al lado tengo otra montaña impresionante: el Morronegro. Al sur el valle de Babia y más allá el Alto de la Cañada. Tengo muchas cumbres pendientes de activar por esta zona.

Para levantar la caña que sujeta la antena tengo que usar unas piquetas y cuerdas. Me lleva más tiempo del habitual preparar todo, pero tengo tiempo suficiente, son las dos de la tarde. Antes de ponerme con la telegrafía, hago unas llamadas por los repetidores de VHF cercanos. Primero me sale un colega de Madrid que baja el puerto del Manzanal con su camión. Después escucho con dificultad a Agustín, EA1AV. Por algún motivo se le entrecorta la comunicación. Con dificultades conseguimos hacer el contacto en directo. Él está en su pueblo. Como no responden más colegas, me pongo en la banda de 20 metros.
La antena ya instalada. Al fondo el macizo de las Ubiñas.
Nada más encender el equipo en la banda de los 14 MHz escucho a Juerg, HB9BIN/P, que está en un monte suizo cercano a la frontera con Italia. Enseguida contesta a mi llamada y ya tengo un primer contacto de sota a sota. A continuación me pongo en mi frecuencia habitual. Tras las primeras llamadas me contesta F6HBI/P, Gerald. Éste está en otra montaña importante: la Montagne de l'Alpe de Verdun, a más de 2.700 metros de altura. ¡Esto es empezar bien!

A continuación van contestando muchos otros colegas de toda Europa. Casi todos llegan con señales fuertes, pero con frecuencia el control que me dan es que me reciben con poca señal. En cualquier caso estoy admirado del buen funcionamiento de la antena que uso. Sin un momento de respiro voy contestando a todos los que me llaman. Cuando son las tres de la tarde decido que hay que parar un rato para comer. Va haciendo hambre. Indico que pararé durante 15 minutos con un QRX 15m, y apago la emisora.
He tenido que fijar la antena con piquetas y cuerdas.
Después de una breve comida vuelvo a la banda de 20 metros. En las primeras llamadas me responde VE2JCW, Jean, desde cerca de Montreal, en Canadá. Yo le recibo con buenas señales, pero a él le cuesta escucharme. Una vez completado el QSO sigo llamando. Me van saliendo diversas estaciones de Europa, pero sin tanto jaleo como antes. También completo comunicado con Agustín, EA1AV y con Marco, EA1SB ambos de León. Cuando acabo con los corresponsales en la banda de 20 metros, me paso a la de 40.

Son las cuatro menos cuarto de la tarde. A esta hora debería empezar a recoger para estar pronto de regreso en casa, pero quiero probar suerte en la banda de 7 MHz. En 7.031 Mhz. respondo a F5OUO, Gerard, que está llamando desde Francia en QRP, con 5 vatios, ¡como yo! Después me pongo a llamar en 7:033 MHz. Enseguida me van contestando franceses, alemanes, austriacos.... ¡y españoles! El primero es Ramón, EA5DNO, desde Castellón. A partir de este momento la mayoría de los corresponsales son españoles, incluido de nuevo Agustín, EA1AV. Y aquí viene también el jaleo. De vez en cuando hay portadoras, pitidos, interferencias. Supongo que es algún impaciente al que no respondo a su primera llamada...
El extremo de la antena ante el macizo de las Ubiñas.
Va pasando el tiempo y siguen llamando corresponsales. Son más de las cuatro de la tarde. Siguen saliendo españoles, lo que hasta ahora no era habitual en mis activaciones. Contesto a todos los que me llaman. Son las cuatro y cuarto cuando, sin más gente que me llame, doy por finalizada la activación, lanzo un QRT y apago la emisora.

He completado 65 comunicados en aproximadamente hora y media de radio. 14 de ellos con España. 4 QSO de montaña a montaña. Salvando las activaciones de vértices con Agustín, que hemos salido en fonía, este es mi record de comunicados en una activación sota.

Recojo todos los trastos y empiezo el descenso. Como me he retrasado un poco, bajo a toda velocidad, sin apenas paradas. Tardo una hora en descender hasta el coche. Es bastante cansado, pero ahora tengo prisa. Resultó un día magnífico en todos los sentidos.