viernes, 28 de octubre de 2016

Nuevo record de QSO

Ayer, miércoles, volví al monte. Esta vez mi destino fue el pico El Rubio, de 1.784 metros de altura, con referencia sota EA1/LE-087. En esta ocasión he conseguido un nuevo record de comunicados en una activación de telegrafía: 75 QSO en un solo día.
Panorama desde El Rubio
En esta ocasión me acompaña Javier. Nuestro recorrido parte de Pobladura de la Tercia siguiendo el Camino de Santiago, en su variante El Salvador, pero en sentido inverso. El recorrido discurre por un camino forestal muy bien trazado y conservado. La ascensión nos lleva casi dos horas sin prisas. Llegados a un collado a algo más de 1.700 metros de altura, encontramos otro camino menos cuidado que nos lleva directamente a la cumbre 400 metros más adelante.

Desde la cumbre, no muy elevada, las vistas son fantásticas. El día está soleado con algunas nubes, una temperatura suave y sin viento. Se está muy bien en la cumbre. Mi amigo Javier se busca un lugar tranquilo y se dedica a la lectura mientras yo instalo todos los trastos. En poco tiempo tengo todo listo y empiezo a escuchar en la banda de 20 metros. Es la una y cuarto de la tarde cuando hago mi primer QSO con G0MFR/P, Gareth, en la Colina Lewesdon, en Inglaterra.
La instalación de la antena en la cumbre de El Rubio
Antes de ponerme a llamar, paro un momento. Estoy escuchando a Agustín por el talky y quiero hablar con él. Está a través del repetidor R3. Pero en directo no conseguimos escucharnos. El que sí que me escucha es Toni, EA3AH desde León. Como no hay más gente en VHF, me voy a la banda de 20 metros y empiezo a llamar.

El primero en contestarme es, como no, Agustín, EA1AV desde su pueblo, cerca de La Bañeza. A continuación van llamando de toda Europa. En general todos me llegan con buenas señales. Enseguida se forma el típico "pile-up" que dificulta bastante las comunicaciones, pero resulta divertido. Pero no solo tengo corresponsales europeos, también me llegan de América: AC1Z, Robert, desde New Hampshire; K4DY, Leslie, desde Carolina del Norte; K4MF, Gary, desde Florida y VE1WT, Phillip, desde Nueva Escocia, en el este de Canadá. Salvo Phillip, que me llega bastante flojo, todos los demás americanos me llegan con muy buenas señales. En ocasiones les escucho por encima de todo el bollo de pitidos.
El equipo listo en la cumbre de El Rubio
Cuando son algo más de las dos de la tarde, después de más de media hora de jaleo y tras casi 30 QSO, durante un momento de tranquilidad, paro un rato para comer. Se está muy bien en este lugar contemplando el paisaje al sol. Vemos el recorrido del camino de Santiago y la ruta que hicimos en julio otro Javier y yo para subir el pico Cueto. Tras la comida, vuelto a la radio.

Ahora me pongo en la banda de 40 metros. Después de unas llamadas, de nuevo me contesta Agustín, EA1AV, que está muy pendiente de mis activaciones. Sigo llamando y me van respondiendo diversos corresponsales, algunos de distintos países de Europa, muchos otros de España. Sin grandes jaleos, pero con algunas portadoras molestas, van contestando de todos los rincones de España. Entre los corresponsales me hace especial ilusión escuchar a EA1CCM, José Manuel. A principio de los años ochenta del siglo pasado, fue el indicativo de mi buen amigo Agustín. ¡Una pena que dejara la radio!
Carrete que uso para recoger la antena

Mi intención era apagar y recoger a las tres y media. Pero pasa la hora y me siguen llamando corresponsales de toda España y algunos europeos. Me gusta complacer a todos los que me llaman y no cortar la comunicación, salvo necesidad real de recoger. Así que cuando dejan de llamarme son ya casi las cuatro de la tarde. Mando un par de mensajes de QRT y apago la emisora. Tras el recuento en casa, he podido completar 75 QSO. ¡Un nuevo record! Eso sí, hay varios duplicados, pero no está mal.

Rápidamente me pongo a recoger. Últimamente estoy usando un carrete grande, de los usados para los hilos de las cometas, para recoger mi antena. Teniendo en cuenta que la antena es un hilo de 20 metros de largo, es una gran ventaja poder recogerlo en muy poco tiempo y con seguridad. También es más fácil extender la antena. ¡Una buena compra!
Empezando el descenso. Al fondo el pico El Rubio.

Con todo recogido emprendemos el descenso. Ahora hay unas nubes que han cubierto casi todo el cielo. Por fortuna no llueve. Bajamos con tranquilidad por el camino. Encontramos un curioso insecto hoja al que hacemos unas cuantas fotos. ¡Impresionante camuflaje!
Insecto hoja entre las piedras
Llegamos al coche sin novedad y a la hora prevista estamos de regreso en casa. ¡Un magnífico día de radio y montaña!