miércoles, 28 de septiembre de 2016

Radio desde las nubes

Ayer, último domingo de septiembre, junto con mi amigo Luis Miguel, nos fuimos hasta La Cueta, el pueblo más alto de la provincia, para subir hasta Peña Orniz. Este pico tiene una altura de 2.191 metros y referencia SOTA EA1/LE-014. Partiendo del pueblo sale un camino hacia el oeste remontando el curso del río Sil hasta sus fuentes. Las fuentes del Sil están al pie de Peña Orniz, nuestro objetivo.

El camino es largo. Hasta la cumbre hay casi nueve kilómetros de distancia y unos 750 metros de desnivel. El recorrido nos lleva casi tres horas y media, pero sin dificultades. Primero una pista ancha, después una senda más estrecha. A nuestro lado tenemos el curso del Sil que en tramos lleva agua y en otros tramos solo vemos el cauce seco. El día empieza despejado, con nubes altas que apenas tapan el sol. La noche pasada ha llovido algo. Pero desde el norte, vienen unas nubes que, a ratos, tapan el cielo.
Ascensión final hasta la cumbre.
Pasamos por un collado desde el que vemos la Laguna de las Verdes y el Mortihuelo. Entramos en un valle amplio con pastos sobre el que domina Peña Orniz. La ascensión final es el único momento del recorrido en que la pendiente es fuerte. Llegamos a la cumbre poco después de las dos de la tarde.

En el último tramo de la ascensión he hablado con Víctor, EA1NY, a través del repetidor de El Bierzo. Por experiencia personal considero que estos repetidores en VHF y UHF son los que mejor cobertura tienen en toda la montaña leonesa. En la cumbre llamo de nuevo por el repetidor. Enseguida me contesta Víctor. También podemos escucharnos en directo en 145.525 MHz. Después sale Toni, EA3AH con el que me cuesta un poco más contactar, pero conseguimos completar el comunicado. ¡Ya tengo dos QSO!
"Monigote" de acero en la cumbre sobre el que sujeto la antena. Al norte nubes.
Con la ayuda de Luis Miguel instalo la antena. Antes de ponerme a la radio decidimos comer. Es la hora y hay hambre. A todo esto las vistas desde la cumbre son muy chulas al sur, pero al norte tenemos una nube que oculta totalmente el paisaje. Entre la nube están los Lagos de Saliencia, pero no podemos verlos. Los momentos en que el viento sopla del sur, se despeja un poco el paisaje. En otros momentos sopla del norte y la nube nos envuelve totalmente perdiendo toda visión lejana.

En cuanto termino de comer me pongo en la banda de 20 metros. Me sitúo en la frecuencia habitual sota-cw 14.062 MHz. Allí está Ben, DL5OAB/P, desde una colina sota en Alemania. Completo con él mi primer QSO en la banda. ¡Ya tengo un QSO de cumbre a cumbre! A continuación me pongo un KHz. más arriba y empiezo a llamar. Enseguida se forma un tremendo lío de colegas europeos llamando todos a la vez. En general llegan con buenas señales y es difícil descifrar los indicativos entre tanto pitido. Poco a poco voy respondiendo a todos los corresponsales.
Comunicando con el mundo desde la cumbre de Peña Orniz
Entre el barullo escucho con buenas señales a EA1AV, Agustín. Le contesto y me pasa su control. Es la vez que me llega con mejor señal. Sigo respondiendo a los demás. Entre otros me salen N7CW, Bud, en Arizona. Realmente lejos y con muy buenas señales. Después responde AC1Z, Bob, este desde New Hampshire, también en USA, pero más cerca. Con Bob tengo ya varios QSO desde cumbres distintas.

Me ha llevado cuarenta minutos responder a todos los corresponsales. Sin parar un momento. Antes de pasar a la banda de 40 metros busco por las frecuencias cercanas por si hay otros "soteros". Encuentro a Jozef, OM6TC/P, desde otra colina en Eslovaquia.

En el tiempo que ha pasado, el viento empezó a soplar del norte y las nubes nos envuelven totalmente. Paso a la banda de 40 metros. Me pongo en 7.032 MHz. y empiezo a llamar. Curiosamente el primero en responder es de nuevo Agustín, EA1AV. Después van saliendo otros corresponsales de Italia, Inglaterra y varios españoles. ¡Por fin me sale gente de España! Sin tanto jaleo como en la banda de 20 metros voy respondiendo a los corresponsales. En total completo 12 QSO en la banda de 40 metros, nueve de ellos con españoles.
Contestando a los corresponsales. Nos está invadiendo la nube.

Pero ya es tarde. Hay que recoger y regresar. ¡Y tenemos una visibilidad muy escasa porque estamos rodeados de nubes! Todavía hago unas llamadas con el talky, me sale otra vez Víctor. Por un momento escucho a Agustín por el repetidor, pero tiene algún tipo de problemas, porque la comunicación se corta. Emprendemos el descenso.

No es fácil orientarse con niebla en la montaña. Este es uno de los peligros de este deporte, pero afortunadamente aquí es difícil perderse y, además, tengo la ruta de ascenso marcada en el GPS. De vez en cuando lo consulto y compruebo que vamos por la ruta correcta. En media hora estamos en el fondo del valle. Aquí ya no hay nubes y el camino de vuelta no tiene pérdida posible. Nos lleva dos horas llegar hasta el coche. Ha sido un día muy bueno de montaña y radio.