martes, 5 de septiembre de 2017

En Cabeza de Yegua

Llega el primer domingo de septiembre. Después de barajar varias opciones con Luis, decidimos ir a Cabeza de Yegua, un pico de 2.142 metros de altura con referencia SOTA EA1/LE-031. Se accede al pico desde el puerto de los Portillinos, a unos 1.900 metros de altura. Estamos al lado de la estación de esquí de El Morredero. Llegar aquí desde León es un recorrido muy largo. Hay que llegar hasta Corporales, en plena Cabrera Alta y remontar la carretera que comunica con El Bierzo. Casi dos horas de coche. Además estamos muy cerca de El Teleno.
En la cima de Cabeza de Yegua
El camino de ascensión, al menos en verano, es realmente sencillo. Dejamos el coche aparcado a la altura del puerto de los Portillinos y desde allí mismo sale un camino bien marcado que sube hasta la cima de Cabeza de Yegua. Es un camino apto para vehículos todoterreno. En cuanto asciendes un poco se aprecian las pobres instalaciones de la estación de esquí de El Morredero. Poco más arriba hay casetas e instalaciones de comunicación. Por el camino hay ganado vacuno. La ascensión nos lleva poco más de una hora de caminar tranquilo.

Aunque el día está bastante despejado, en la cima hay un viento realmente fuerte. Encontramos varias casetas y torretas de comunicaciones. Se aprecia que a esta altura, más de 2.100 metros el invierno, el hielo y el viento destrozan cualquier equipamiento. Aprovechando una torreta abandonada, sujeto la caña de fibra sobre la que instalo la antena. Esto asegura que soportará cualquier racha de viento.
Radiando desde Cabeza de Yegua. Nos visitó un motorista.
El viento era tan fuerte que el único sitio apto para poner el equipo era al resguardo de una de las casetas. Aquí instalo con cuidado todo el equipo y empiezo en la banda de 20 metros. Son las dos de la tarde. En primer lugar escucho a LA1ENA/P, desde una pequeña cumbre en Noruega. Consigo el primer QSO y además ¡de sota a sota! Después me pongo en 14.062 MHz. y empiezo a llamar. Pronto me contesta 9A1AA, Ivo, desde Croacia, con muy buenas señales. El siguiente es un español: EA2DT, Manuel, desde Pamplona. ¡Qué curioso, llega con buenas señales! El siguiente es Roy, G4SSH, desde Inglaterra, al que no había escuchado en todo el verano.

Me van contestando de toda Europa. Las señales son muy buenas, aunque algunos me pasan controles de que me escuchan con una señal débil. Me salen otras dos estaciones más de España: EA2LU, Jorge y EA2BSB, Santi. Ambos desde Pamplona. Debe haber una propagación especial con esta ciudad. También me sale Marco, EA1SB o Agustín, EA1AV. Pero estos llegan por onda directa. Curiosamente alguna estación lejana, del norte de Europa, me llega con fading y señales poco comprensibles. En esta banda se formó en algunos momentos un "pile-up" donde era imposible distinguir una letra. Hacía tiempo que no encontraba tan buena propagación y tantos corresponsales.
Un extremo de la antena bien sujeto. Al fondo el Teleno y, arriba, la carretera por la que vinimos.
A todo esto, el viento sopla con mucha fuerza. En algún momento me tiró el extremo de la antena donde está la caja de conexión, que tuve que sujetar con cuerdas. Tras poco más de media hora en la banda de 20 metros no tengo más corresponsales. Son más de las dos y media. Es hora de parar y comer.

Después de la comida me pongo en la banda de 40 metros. En esta frecuencia es más fácil que me lleguen de toda España. Después de unas pocas llamadas el primero en contestar es Alfonso, EA1ATH, desde La Coruña. Después van contestando distintas estaciones de toda España, también algunas de Francia, Inglaterra o Italia. En esta banda hay menos jaleo, aunque el algún momento también hay un "pile-up" curioso. Algunos corresponsales repiten QSO en esta banda, tanto españoles como italianos o franceses.

Al abrigo de la caseta
En esta banda estoy tres cuartos de hora llamando y contestando a los corresponsales. Las señales también son muy fuertes en general. Pero también son corresponsales más cercanos. Solo uno me fue más difícil: HA5TI, Pista, desde Hungría, a unos 2.000 Km. Tuvimos que repetir varias veces indicativo e intercambio.

En este rato el viento seguía soplando fuerte. Ahora no me daba el sol y me estaba quedando realmente frío. ¡Una cumbre no suele ser un sitio agradable para hacer radio! En algunos momentos tiritaba. Y eso que estaba abrigado. Poco antes de las cuatro apagué el equipo. Ya es hora de recoger.

Por si acaso hice algunas llamadas con el walky en la banda de 2 metros. Solo pude hacer QSO con Marco en León. También me contestó otro al que no pude entender. Después descubrí que había sido Javier, EA1AFB, el hijo de Agustín. No pude entenderle nada. Nadie más contestó, así que, una vez recogido todo, emprendimos el descenso.

La bajada discurre por el mismo camino de subida. Así que en poco más de media hora llegamos al coche. Una parada breve en Corporales y un viaje largo nos lleva de nuevo a casa. Haciendo recuento han sido 51 QSO. Un bonito número. Ya tengo 998 puntos como activador. En la siguiente excursión conseguiré superar los 1.000 puntos y podré considerarme un Mountain Goat. ¡Cabra Montesa!