martes, 5 de abril de 2011

Peña Corada, primera activación SOTA

  Ayer estuve de excursión con Pablo en el Pico Peñacorada. Además aproveché la ocasión para hacer radio desde lo alto del pico. Summits on the Air (SOTA) es un concurso de radioaficionados cuyo objetivo es hacer comunicados con otros radioaficionados desde las cumbres de las montañas. Como premisa se necesita que una parte de la ascensión (al menos los 150 metros finales) se haga  a pie, sin coche o ayuda mecánica. Esta fue mi primera excursión SOTA. Siendo, además, la primera activación SOTA desde una montaña de León en las bandas de HF en telegrafía y con comunicados fuera de España. Iván (EA1GHE) me pisó la primera activación desde León el día anterior al conseguir varios contactos desde el Pico Correcillas. Pero él solo trabajó España y en fonía.
Ya estamos en la cresta. Al fondo Fuentes de Peñacorada. Lo que asoma detrás de mi cabeza es la caña de soporte de antena.
Dejamos el coche en Cistierna y emprendimos la ascensión por el camino más largo, pero más bonito. La otra opción es hacerlo desde un camino al norte del pico. La primera hora de ascensión discurre en medio de un bosque de pinos hasta llegar a la cresta o cordal que te lleva sin pérdida hasta la cumbre del Peñacorada. Si aciertas a coger bien el inicio del camino no tienes posibilidad de pérdida, cada poco encuentras señales que te indican el camino correcto. Cuando ya estábamos en el cordal que nos lleva a la cumbre empecé a sentir calambres en las piernas. Hacía cuatro meses que no salía al monte y llevaba mucho peso en la mochila. Pero con esfuerzo, con calma y descansando con frecuencia llegamos a la cumbre a eso de las 14:30.

En la cumbre con la antena.
Rápidamente saco el talky y llamo por el R3. Había quedado con Iván para hacer los primeros contactos en 144 Mhz. Pasamos a directo y hago los primeros comunicados con León desde la cumbre del Peñacorada (Referencia SOTA EA1/LE-082). Pero primero hay que reponer fuerzas. Una comida breve y a montar el invento. Apoyándonos en el poste de la cumbre sujetamos una caña de 9 metros y sobre ella un dipolo en V invertida que atamos donde podemos. Enseguida ponemos el FT-817 en marcha y a llamar.

Rápidamente contesta un inglés, después otro, a los dos minutos tengo un estupendo "pile-up" de gente que quiere contactar con la cumbre. Es la primera vez que estoy al otro lado del "pile-up". Tiene su emoción. El día está nublado y no hace frío, pero en la cumbre se me hace difícil apuntar los contactos y manipular. Tengo que parar a ponerme unos guantes finos. También debo bajar la velocidad del manipulador porque me trabo con el frío y la emoción. Finalmente en 50 minutos consigo 28 contactos en CW con toda Europa, completando 13 países diferentes. ¡Mucho más de lo que me esperaba! El éxito se debe, en buena medida, a haberlo anunciado en SOTAwatch. Los cazadores están pendientes de las activaciones.

A una hora prudente recogimos los trastos y empezamos el descenso. Para mi se hizo gozoso, por lo bien que había pasado, pero penoso por el cansancio. Hoy tengo una terribles agujetas. Revisando los datos de la excursión hemos recorrido 16 Km. y salvado un desnivel de 900 metros. ¡No está mal! La experiencia ha sido muy interesante y ha servido para aprender algunas cosas. En cualquier caso dos conclusiones para otras veces. La primera: hay que hacer más excursiones de estas y con más frecuencia. La segunda: hay que ver la manera de llevar menos peso.