miércoles, 28 de mayo de 2014

Concurso de telegrafía WPX 2014

Este último fin de semana de mayo se celebra cada año el concurso de telegrafía WPX a nivel mundial. Es uno de los dos grandes concursos del año en los que miles de radioaficionados compiten entre sí para conseguir el máximo número de contactos. En estas ocasiones se hacen expediciones a países difíciles, se solicitan indicativos especiales y esto supone una ocasión de trabajar lugares no habituales.
Campo de antenas de ZM2IO
En esta ocasión mis compromisos solo me permitieron participar una buena parte de la mañana y unos ratos por la tarde del sábado y unas pocas horas el domingo. Durante el concurso no pude trabajar ningún país nuevo, pero sí que pude trabajar países con los que solo tenía un QSO o entidades poco habituales.

Para empezar, el día anterior al concurso contacté con VP9/UU5WW, Serge, un ruso en las Islas Bermudas. El día antes del concurso muchos lo usan para probar la instalación y es una oportunidad para trabajar con más calma algunos corresponsales. Para mí Bermudas en un nuevo país nunca trabajado hasta ahora. Durante el concurso no tuve oportunidad de escucharle.

El sábado madrugué un poco y esto tuvo premio: el segundo QSO fue con VK7GN, Martin, en la isla de Tasmania, en Australia. Otros contactos interesantes fueron YW4D, Paolo, en Venezuela; FY5FY, Didier, en la Guayana Francesa. Mención especial merecen ZM2IO, Holger, desde Nueva Zelanda. Le escuchaba con muy buenas señales en la banda de 20 metros poco antes de las nueve de la mañana del domingo. Después de tres o cuatro intentos me contestó y completamos el QSO.

Resumen final del concurso.
También está YE1K, una estación de concursos en la isla de Java, en Indonesia. El sábado la escuché en la banda de 10 metros, pero llegaba un poco floja y el resto de los europeos debían llegar mejor. No me escuchó a pesar de bastantes intentos. Pero el domingo, poco antes de las diez de la noche, casi a punto de apagar, lo escucho de nuevo en la banda de 15 metros. Esta vez conseguí que me escuchara en pocos intentos.

El domingo apagué la emisora a las diez de la noche. Estaba muy cansado por el concurso y por otros compromisos. En total completé 218 contactos, que no está mal para dedicarle poco tiempo y trabajar en QRP y con un dipolo multibanda. En esta ocasión no buscaba ganar, pero sí conseguir QSOs exóticos y la máxima puntuación posible. Busqué multiplicadores y contactos con otros continentes que proporcionan más puntos. Disfrutar de un concurso de esta categoría es siempre un reto y una enorme diversión. Esta vez, además, me he encontrado mucho más ágil para copiar números, puesto que en cada QSO hay que intercambiar un número consecutivo.