lunes, 16 de noviembre de 2015

Montaña y radio con EA1AV

Esta semana, aprovechando el buen tiempo, me he tomado de nuevo un día libre para ir al monte y hacer radio. Esta vez me ha acompañado Agustín, EA1AV. Nos hemos dirigido al pueblo de Senra, en la Omaña, para subir la Campona, un monte de 1.796 metros de altura y referencia SOTA EA1/LE-137. Además tiene un vértice geodésico con referencia VGLE-127 y pertenece al municipio de Murias de Paredes, con referencia DME 24101. Comento todos estos datos porque finalmente son importantes para la actividad de radio del día.
Agustín, EA1AV, en la ascensión. La pendiente es mayor de lo que parece en la foto.
Partimos desde Senra y ascendimos por una pista forestal sin más dificultades que el agua de las lluvias de la pasada semana y, en algunos tramos, la fuerte pendiente. Yo llevaba mi equipación habitual para sota y Agustín también se llevaba su FT817 y una antena bazoka QRP recién adquiridos. Él tuvo oportunidad de pesar su carga: diez kilos en una mochila poco apropiada para el monte. La mía probablemente pesa algo más, pero llevo una mochila montañera en condiciones.

La ascensión nos llevó casi dos horas y media. El recorrido es de casi cinco kilómetros y 600 metros de desnivel. Aunque el día resultó espléndido por la buena temperatura y luminoso sol, la ascensión costó un poco. Agustín pasa de los 60 años, lleva mucho peso en la mochila y le falta algo de costumbre montañera. Sobre la una de la tarde llegamos a la cumbre, una planicie con una roca en medio.
Panorámica desde la cumbre hacia el noreste.
Enseguida montamos la caña sobre el vértice geodésico. Y sobre ella las dos antenas: mi antena habitual, un dipolo alimentado en el extremo para 20 metros y una bazoka cuco QRP que Agustín estrenaba. Mientras él acababa de sujetar su bazoka, yo preparé mi FT817 y me puse a llamar en telegrafía en la banda de 20 metros. El primer contacto fue con HB9CKV/P desde Hinteregg, una cumbre en Suiza a casi 2.400 metros de altura. El siguiente en contestar fue IK1GPG, Massimo, desde Italia. Un habitual en las cumbres.

La propagación está "extraña": algunos llegan con muy buena señal y otros muy flojos. A pesar de todo hago un QSO con VE1WT, Phillip, en Nova Scotia, en la costa atlántica de Canadá. Además consigo otros dos contactos con radioaficionados en cumbres de Suiza y Francia. En total han sido 14 QSO en 25 minutos. Bien, pero algo escaso.
Trabajando la telegrafía desde la cumbre.
Agustín me anima a probar con su antena bazoka. Aunque está cortada para la banda de 40 metros, funciona sin problemas en la de 20. Conecto la antena y, efectivamente, puedo transmitir sin estacionarias. Hago unas cuantas llamadas, pero nadie me responde. Así que decido pasarme a la banda de 40 metros. Allí consigo hacer un contacto con F6EAH/P, Jean-Paul, en Aiguille des Marmes, una cumbre de más de 3.000 metros en los Alpes. Su señal es realmente pobre, me cuesta mucho escucharle y él me pasa un control de 229. En todo caso completamos el QSO. ¡Ya tengo cuatro contactos de cumbre a cumbre en este día!

Es la hora de comer y hemos trabajado bastante, así que dejamos por un rato la radio y vamos a menesteres más necesarios. Mientras yo hacía mis contactos, Agustín preparó su equipo nuevo y sacó algunas fotos. Tras la comida nos decidimos a activar el vértice en fonía: él transmite y yo tomo nota de los contactos en el portátil.
EA1AV preparando su equipo.
Consigue encontrar un hueco libre en 7.099 MHz. y tras las primeras llamadas empieza a contestar gente de toda España. Enseguida se forma un guirigay impresionante, todos llamando a la vez, no hay manera de entender nada. Así que Agustín se dedica a llamar por distritos, primero los del distrito 9, después los del distrito 8, etc. Por este sistema vamos trabajando muchos corresponsales de toda España a un ritmo muy bueno, más de 100 QSO por hora según el programa de log.

De vez en cuando sale algún corresponsal extranjero, de Portugal, de Italia, de Inglaterra. Me hace gracia escuchar, ahora de viva voz a Massimo, IK1GPG, bien conocido por Agustín. También escucho a José, EB2CZF que me pide confirmación hablada del anterior QSO en telegrafía en 20 metros. A todo esto se van acercando las cuatro de la tarde. Esta es la hora más tardía que nos hemos propuesto para acaba y empezar a recoger. De otro modo se nos podría hacer de noche en el camino y no queremos tener dificultades añadidas. Con pena avisamos que son las últimas llamadas y al rato apagamos la radio y empezamos a recoger.

En media hora tenemos todo recogido y emprendemos el descenso. Lógicamente la bajada es más rápida y cómoda que la subida. Poco antes de las seis de la tarde llegamos al pueblo. Ha sido un día de montaña y radio laborioso, pero muy fructífero. Agustín ha comprobado que sus adquisiciones rinden estupendamente. ¡Habrá que repetir!