jueves, 25 de enero de 2018

Radiando por encima de las nubes

El pasado martes, aprovechando una ventana de buen tiempo, me tomé un día libre y fui hasta El Bierzo para ascender el Redondal. Se trata de un monte de 1.565 metros de altura situado muy cerca de Bembibre. En su cima hay torretas de radio y un campo eólico. Tiene referencia sota EA1/LE-099 y también un vértice geodésico con referencia VGLE-058. Así que de un golpe activo dos cosas.

Panorámica desde El Redondal. Todo a la redonda un mar de nubes
En los mapas aparece una carretera asfaltada hasta la estación repetidora próxima a la cumbre. Al llegar allí encuentro la "carretera" llena de socavones. En amplios tramos el asfalto ha desaparecido totalmente. Así que no me queda otro remedio que aparcar el coche y subir caminando. Son unos 500 metros de desnivel. Sin complicaciones, pero una buena subida. El cielo está totalmente cubierto de nubes bajas y hace frío. La ascensión me lleva casi una hora y tres cuartos. Durante todo el camino asciendo entre la niebla, poco espesa, pero que no me permite ver nada más allá de cien metros. Una vez pasados los 1.500 metros de altura, empieza a asomar el sol entre la niebla. De repente todo aparece despejado y entre las nubes aparecen tres gigantescos molinos de viento que parecen flotar en el aire. En lo que tardo en sacar la cámara de fotos y prepararla, las nubes han cambiado. No es la misma foto, pero impresiona:
Tres molinos gigantes surgen entre la niebla.
Enseguida llego a la altura de las torretas de radio. Hay una furgoneta aparcada y alguien en lo alto de una torre. Un poco más allá hay varios coches y personal de mantenimiento del parque eólico. ¡Voy a estar acompañado! Todavía queda casi un kilómetro hasta llegar a la cumbre. En un montón de grandes piedras rotas está el vértice geodésico. Va a ser un lugar interesante.

El paisaje es fantástico. Cerca, los molinos de viento y las torres de radio. Abajo un mar de nubes que cubre todo alrededor. A lo lejos montañas nevadas: al sur el Teleno, al norte la cordillera Cantábrica y al oeste la sierra de los Ancares. Y yo en medio de todo, al sol templado. ¡Qué buen lugar y momento para hacer radio!
Mi horizonte hacia el suroeste.
Enseguida sujeto la caña a la columna del vértice, instalo la antena y pongo en marcha la emisora. Me pongo inicialmente en la banda de 20 metros. Pronto contestan a mis llamadas. Mi primer QSO es con DL7URB, Robert, desde Berlín. Pronto se forma un pequeño lío de corresponsales llamando. Las señales son buenas en general. Todos son europeos, pero también me llama K4DY, Leslie, desde Carolina del Norte. O EA8/PA7ZEE, Greert; un holandés que llama desde Canarias. En esta banda también me llama con señales casi inaudibles EA1DMP, Miguel Ángel, desde Ávila. Nos cuesta completar el QSO.
El extremo de la antena sobre las nubes.

Tras veinte minutos y 14 QSO completados, paso a la banda de 40 metros. Empiezo en telegrafía. Me contestan de toda Europa: Alemania, Italia, Suiza, Inglaterra... También algunos españoles: EA5XU, J. Rafael, desde Valencia; EA2LU, Jorge Raúl, en Pamplona; EA5RJ, José Antonio, también en Valencia; y EA7MT, Eleuterio, desde Granada. Con dificultad escucho por fin a Agustín, EA1AV, siempre pendiente de mis excursiones.
El equipo y la antena en lo alto del Redondal
Hago una breve parada para comer algo, la ascensión de hambre. A través de los repetidores puedo hablar un momento con Agustín. A eso de las dos de la tarde me pongo de nuevo, pero esta vez con el micrófono en la banda de 40 metros. El objetivo es hacer todos los comunicados posibles para validar la activación del vértice y darlo a muchos corresponsales. Agustín se encarga de anunciarme en el clúster.

Tras unas pocas llamadas empiezan a contestarme de todas España. Bueno de toda España no... la propagación está "larga". Me contestan de Andalucía, Levante, Baleares, Ceuta, Canarias. Pero pocos corresponsales de zonas cercanas: casi ningún EA1, pocos de la zona EA2 y con señales flojas. Algún EA4 de la zona centro. Algún italiano, algún portugués, un inglés. En fonía ya tengo un poco más de práctica y los QSO van fluidos, sin perder letras. Completo en total 47 comunicados en SSB en aproximadamente media hora. En ese tiempo algún corresponsal me pregunta si volveré a ponerme en telegrafía, le prometo que sí.
Torretas cerca de la cumbre. Por la tarde las nubes desaparecieron.
 Así que paso un rato a CW. En otros 20 minutos completo diez QSO más. Por fin consigo un QSO de cumbre a cumbre con F6EAH/P, Jean Paul, en F/AB-473, Le Signal des Voirons, una cumbre de 1.480 metros en la zona del Mont Blanc. De nuevo hago una parada un poco más larga para la comida.

Son casi las tres y media cuando me pongo de nuevo al micrófono. Quiero empezar a recoger a eso de las cuatro para no retrasarme. Empiezo llamando en SSB en la banda de 40 metros. Nadie me contesta. Incluso me anuncio a través del clúster sotawach. Es inútil. Estoy 15 minutos llamando infructuosamente. Nadie contesta. ¡Una pena!
Por la tarde el sol va disolviendo las nubes
Antes de recoger, decido volver a la telegrafía, que siempre resulta eficaz. Primero escucho en la banda de 40 metros y consigo contactar con OK2PDT/P, Jan, en OK/PA-005, una cumbre de 750 metros en Chequia. Jan es el máximo activador sota del mundo en telegrafía. Poco después me paso a la banda de 20 metros, también en telegrafía. El primero en contestarme es de nuevo un americano: AC1Z, Robert, en New Hampshire. Robert es otro de los soteros más activos del mundo. A continuación me contesta AB4PP, John Paul, desde Carolina del Norte. Y llegan con buenas señales. ¡Y eso que la propagación está muy mal! Mi antena dipolo end feed rinde muy bien. De nuevo me contesta Jan OK2PDT/P desde su montaña. También algún europeo más.
Iniciando el descenso. Al fondo se aprecia el vértice geodésico.

Ya son casi las cuatro de la tarde. He estado casi tres horas en radio. Es el momento de recoger. A todo esto el sol ha ido disolviendo las nubes. Ahora todo el horizonte está despejado. Casi no hay nubes. Recojo todo y empiezo el descenso. Bajo rápido. En una hora estoy de nuevo en el coche. Ha sido una jornada muy interesante. En total 98 QSO, algunos repetidos. Aproximadamente la mitad en SSB y la otra mitad en CW.