martes, 17 de enero de 2012

Primer SOTA del año: Polvareda

El invierno está viniendo seco y soleado. Pero probablemente el pasado sábado fue el último día del invierno adecuado para subir un pico de 2.000 metros. El domingo ya empeoró el tiempo con lluvia y nieve en la montaña. Así que aproveché la oportunidad para subir el Polvareda, con referencia SOTA EA1/LE-055. Este pico es conocido en León como Correcillas, y todo montañero lo ha subido, al menos una vez. Con sus 2.007 metros de altura es una meta sencilla. Además desde la ciudad de León se puede ver su silueta inconfundible.

La excursión

Partí del pueblo de Rodillazo sobre las 11:45. A esas horas el inicio del recorrido estaba en la sombra y hacía un frío terrible. Por el camino encontré arroyos helados y carámbanos de hielo por todas partes. Un poco más arriba, avanzado ya el camino, se disfruta del sol de un día sin nubes y se camina más cómodo. Parece que mi ruta, siendo clásica y cómoda, no es la idónea, puesto que a mitad del camino te encuentras con un cartel que pone "FINCA PARTICULAR, PROHIBIDO EL PASO". Como es lógico seguí mi camino, entiendo que esta prohibición es para vehículos...
Un arroyo helado a mitad del ascenso
Tras dos horas de camino sin incidentes llegué a la cumbre. Allí encontré un grupo de gente que iniciaba el descenso y otros que acababan de llegar al pico. Hacia el sur, a lo lejos, hay niebla. Hacia el norte está todo despejado, las cumbres más altas tienen pequeñas manchas de nieve blanca. Un sol radiante inunda todo el pico alrededor. Un breve descanso, una comida rápida y me pongo a montar el shack.

La radio

Ya es mi cumbre SOTA número 12, así que rápidamente monto todo el sistema: una caña de 9 metros sobre el pilar de la cumbre, que sujeta un dipolo alimentado en extremo para la banda de 20 metros. Un acoplador miniatura para la antena, el FT817 con un bug portable para la telegrafía y una batería LiPo de 4.000 mA/h en una funda ignífuga.

El la cumbre, después de la operación, dispuesto a recoger todo.
Antes de montar todo el shack había hablado con Marco, EA1SB con el talky de 144 Mhz. Él se encargó de anotar en sotawatch mi frecuencia de trabajo. De tal forma que en cuanto encendí el transceptor escuche a S51ZG que me estaba llamando. ¡Así da gusto!

Rápidamente se formó el conocido pile-up, todos llamando a la vez sin orden ninguno. A los que llegan más fuerte que los demás y soy capaz de distinguir su indicativo, les contesto rápidamente. Los que esperan a que pase el pelotón y llaman cuando hay un poco de calma y se les puede escuchar suelen acabar más rápido. Ya no me pongo nervioso en estas situaciones, procuro contestar a todo el que llama. En este caso en 50 minutos completé 41 QSOs. Casi un contacto por minuto, voy mejorando. Pero si todos llaman a la vez, es imposible ir más rápido. En esta ocasión no tenía prisa, el tiempo era magnífico, al sol se estaba bien y con guantes puedo manipular casi sin equivocarme.

Los corresponsales son los habituales europeos atentos a los activadores SOTA y algunos nuevos. De nuevo destacan un corresponsal en Canadá y otro en USA, ya conocidos los dos. Nada especialmente interesante. Al ser una cumbre de más de 2.000 metros y estar en invierno, yo consigo 13 puntos como activador y reparto 13 puntos a cada cazador que contacte conmigo. Un día como hoy es una gozada disfrutar de la montaña, del buen tiempo y de la radio.

Un extremo de la antena, el acoplador, la estación y las montañas.
Con esta cumbre consigo ponerme en la cuarta posición de activadores en la zona SOTA EA1; el primero como activador en telegrafía. Ya tengo 12 cumbres activadas y por primera vez supero los 100 puntos, alcanzando 111 puntos como activador. Mi propósito es seguir activando, al menos, una cumbre por mes. Siempre que mis compromisos y el tiempo me lo permitan.