jueves, 20 de marzo de 2014

Sudáfrica en 6 metros

Ayer, miércoles 19 de marzo, fiesta de San José, conseguí mi primer QSO con Sudáfrica en la banda de 6 metros. Después de comer y antes de regresar al trabajo, suelo aprovechar unos minutos, entre 5 y 15, para intentar hacer algo de radio. Estuve a punto de no encender la emisora, solo tenía cinco minutos. Pero, en ocasiones, ese breve tiempo da mucho de sí.
Las antenas de ZS6WN
Veo en el clúster anuncios de corresponsales sudafricanos en la banda de 6 metros. Me pongo en esa banda y en 50.103 escucho a ZS6WN, Karen. Está llamando. Las señales son buenas, aunque por momentos bajan. Después de dos o tres llamadas solicita un AGN (again): que repita. Repito mi indicativo un par de veces y ya me contesta con un 579. Él también me llega con un 579. Contesto, me confirma el QSO y nos despedimos. Mi primer contacto con Sudáfrica en esta etapa de radioaficionado. Escuché algún corresponsal más de este mismo país, pero no había tiempo para más intentos.

Curiosamente en los años 80 del pasado siglo, con mi equipo de construcción casera de 3 vatios de potencia, transmitiendo a cristal, en frecuencias fijas de 28 megahercios y un simple dipolo, había hecho bastantes contactos con Sudáfrica. En esta nueva etapa, con 5 vatios y una antena semejante, pero pudiendo transmitir en todas las bandas, es mi primer QSO con Sudáfrica. ¡Y eso que llevo más de 5.000 contactos con todo el mundo!

Por la noche, al llegar a casa poco después de las nueve, encendí de nuevo la radio. Es posible que la propagación siga bien. Escucho a PY2XB en la banda de seis metros. Llega con señales fuertes pero con mucho QSB (desvanecimiento de la señal). Después de varios intentos me escucha, pero no es capaz de comprender mi indicativo. Se lo repito un buen montón de veces. No acaba de entenderme. Él llega fuerte, aunque con mucho QSB, y yo debo llegarle muy flojo. Probablemente transmite con bastante potencia y yo solo salgo con 5 vatios y una antena vertical. Finalmente no pudimos completar el contacto. ¡Queda pendiente mi primer contacto transoceánico en la banda de 6 metros!