miércoles, 17 de diciembre de 2014

Aventura participando en el concurso ARRL 10 metros

El pasado fin de semana, segundo de diciembre, se celebró el concurso ARRL 10 metros. Un concurso en el que participan radioaficionados de todo el mundo contactando todos con todos únicamente en la banda de 28 MHz, y organizado por la asociación americana ARRL. Después de activar el museo de Mansilla, Cesar y Tony me invitaron a participar en este concurso. Yo encantado. Pero la idea era participar desde un lugar alto: el puerto de Pajares, que une León con Asturias, y a una altura de 1.378 metros. En el bar que hay allí estaba dispuesto a proporcionarnos corriente eléctrica y un lugar para calentar y recuperar fuerzas.

A medida que se acercaba el fin de semana, las previsiones de tiempo indicaban frío y nieve. Aún así, el día antes nos decidimos a subir. Poco después de las nueve de la mañana estábamos tomando un café en lo alto del puerto de pajares. Fuera viento frío y lluvia helada. Cesar aparcó su furgoneta la lado del bar, donde no molestábamos a nadie, instalamos una antena vertical de media onda sobre un mástil telescópico sujeto a una valla, e instalamos dentro de la furgoneta dos emisoras: una Yaesu FT897 y mi FT817. Cuando encendimos los equipos ya eran las once de la mañana y la banda estaba rebosante de actividad.

Cesar y Tony dentro de la furgoneta
Empece yo el concurso. Los primeros contactos fueron con diversos países europeos, nada especial. Al principio teníamos que dejar la puerta de la furgoneta medio abierta porque no teníamos luz interior. Después conseguimos instalar una bombilla y pudimos cerrar la puerta. A pesar del calefactor encendido permanentemente, y de estar bien abrigados, el frío es intenso.

Después de una hora haciendo contactos en telegrafía, descansé un rato y les dejé a Cesar y a Tony para que fueran alternándose en sus QSO en fonía. También habíamos instalado una antena vertical más pequeña sobre la furgoneta. En cualquier caso era imposible participar con los dos transmisores: nos interferíamos mutuamente. El único remedio era alternarse y usar la antena grande. Así fue pasando el día: un rato ellos en fonía, otro rato yo en CW con mi equipo en QRP. A primera hora de la tarde, la lluvia se convirtió en nieve. Siempre muy suave, pero continua. De vez en cuando veíamos pasar el quitanieves despejando la carretera, aunque el suelo apenas estaba cubierto.

Sobre las seis de la tarde empezó a oscurecer. Al mismo tiempo el suelo se empezaba a cubrir con una pequeña capa de nieve. El quitanieves seguía rascando la carretera. Si seguimos aquí esto se puede complicar... Así que decidimos recoger todos los trastos y regresar a casa. Para esa hora yo ya tenía unos 70 QSO y estaba entrando muy bien Norteamérica. Pero no compensaba arriesgar.

Los primeros kilómetros del regreso tenían su emoción: ya era noche cerrada, seguía nevando, poca visibilidad. Afortunadamente la nevada no era intensa. En cuanto descendimos un poco la nieve se convirtió en lluvia. El viaje hasta casa transcurrió sin novedad.

No se puede decir que esta primera experiencia conjunta en concursos haya sido un éxito. Hemos hecho muy pocos contactos. Nuestro propósito era ir cogiendo experiencia, aprender de nuestros errores, irnos conjuntando, buscar lugares idóneos para hacer radio. ¡Y disfrutar de la radio en compañía! Habrá más intentos y mejor preparados. A ver si los elementos no se nos ponen en contra.

Desde casa

Al día siguiente seguimos participando desde casa. Volver a Pajares con nieve no sería una buena idea. Las primeras horas de la mañana del domingo me proporcionaron de nuevo contactos con el este de Europa, la zona asiática de Rusia y poco más. Entre este poco más hay un contacto con ZL2B, Frank, en Nueva Zelanda. Tuve que repetir un par de veces los datos, pero pudimos completar el QSO sin problemas. Este contacto fue en la zona alta de la banda de 10 metros, sobre 28.100 Mhz. Una zona más tranquila donde se pueden hacer QSO más despacio con estaciones interesantes. Un rato antes escuché otra estación neozelandesa que llegaba con buena señal, pero tenía demasiados pretendientes y mucho ruido alrededor. No pude completar ese QSO.
El pequeño FT817 con el que hago casi todos mis QSO

 A partir de mediodía ya empezaron a entrar estaciones americanas. Seguí, a ratos largos hasta poco más de las seis y media de la tarde. A esas horas la propagación estaba ya bajando: llegaban estaciones americanas, pero más flojas y con mucho desvanecimiento. Les costaba trabajo escucharme. Recuerda que yo trabajo en QRP, con solo 5 vatios de potencia en emisión.

En total pude completar 178 contactos con todos los continentes entre sábado y domingo. No es mucho, pero no está mal para el tiempo y las circunstancias. Ningún país nuevo, pero sí unos cuantos contactos interesantes: Cuba, Íslas Vírgenes Americanas e Inglesas, México, Nueva Zelanda. Ahora mi problema es que usé el programa winure, que no tiene este concurso incorporado, de forma que no consigo sacar la puntuación final que me corresponde. ¡Ya lo conseguiré!