martes, 31 de mayo de 2011

Participando en el CQ WPX Contest

El pasado fin de semana ha vuelto a ser intenso en radio. Principalmente porque el último fin de semana de mayo se celebra el CQ WPX Contest CW, uno de los dos concursos más importantes a nivel mundial a lo largo del año. En resumen en el concurso hice 65 QSO de 29 entidades DXCC diferentes. Todos los contactos fueron con Europa, salvo Turquía y Georgia.

El viernes esporádica

El fin de semana empieza para mí el viernes. A primera hora de la tarde puse la radio y sólo pude hacer un QSO con 9A04JB, un indicativo especial para celebrar la visita del Papa a Croacia. La propagación estaba floja. Como veo que hay condiciones en la banda de 6 metros, conecto la antena y escucho un buen rato. Nada de nada, señales muy flojas y esporádicas. Ya dispuesto a marchar, pues tengo prisa, hago una llamada en 50.090 Mhz. y me contesta OK1XW, República Checa con buenas señales. Acabo el contacto y me llama DL1DA, Alemania. Al terminar con este me llama también DK5SF, también alemán; este último por momentos me llega muy fuerte. El típico comportamiento de esporádica-e señales con mucho QSB (variaciones muy fuertes). Y todo esto con la antena vertical y 5 vatios de potencia. La conclusión es que por mal que estén las condiciones siempre hay en intentarlo.

El concurso

El concurso WPX empieza a las 0 horas GMT del sábado y termina a las 24 del domingo. Como los dos días tengo compromisos importantes decido madrugar un poco el sábado. Mi intención no es ganar nada, pues no tengo equipamiento, ni tiempo, ni experiencia para ganar nada en un concurso de este tipo. Mi propósito es divertirme, aprender y conseguir algún país nuevo.

A primera hora del sábado todas las bandas están cerradas, salvo la de 40 metros. Mi antena no trabaja bien en esa banda, recibo mucho ruido y me oyen mal. En aproximadamente una hora solo consigo hacer tres contactos. Eso sí, el primero es con Mónaco, un país poco habitual. Es sorprendente la cantidad de estaciones que participan y la velocidad a la que trabajan. En ocasiones tengo que escuchar varias veces el indicativo para poder entenderlo.

La experiencia me dice que lo único que puedo hacer en estas condiciones es escuchar y tratar de contactar con las estaciones que lleguen fuerte. De todas formas siempre hay que intentarlo varias veces. En ocasiones me han contestado estaciones que llegan muy flojas, y así he conseguido contactos muy valiosos. La buena antena del corresponsal puede suplir las condiciones pobres de transmisión. Hay que tener en cuenta que en estos concursos es frecuente que el corresponsal emita con mucha potencia y con grandes antenas. Todo es posible en un concurso de estos.

Un truco que he usado mucho en este concurso es grabar el QSO con el audacity, un grabador y editor de sonidos gratuito de código abierto. Es especialmente útil si el corresponsal transmite a mucha velocidad o si llega con dificultad. En estos concursos se intercambia las señales (que son siempre 599), y un número de serie por cada QSO. Ambos corresponsales deben recibir y confirmar el intercambio. Si el corresponsal me ha llegado limpio de ruido, siempre le doy el recibido aunque no haya interpretado el número de serie que me pasó. Después escucho la grabación y confirmo los datos. En caso de duda, puedo pasar la grabación a menos velocidad o, si la señal es limpia, visualmente puedo confirmar los datos. Podéis verlo en este pantallazo:

Viendo el QSO en Audacity: ..AER 5NN 78N (599 789)... silencio... TU (gracias) ED5W...
Y aquí tenéis la grabación del QSO:



Todo este proceso lleva su tiempo. Pero mi intención no es ganar el concurso, sino disfrutar y coger experiencia. De esta manera he podido comprobar que con frecuencia me equivoco, que interpreto mal el número de serie, incluso el indicativo del corresponsal. Así evito muchos errores y voy aprendiendo.

El resto del concurso

El sábado por la mañana solo he podido estar una hora y el resto del día he estado fuera. Regreso a casa a medianoche. Enciendo la emisora y compruebo con satisfacción que la propagación está abierta en todas las bandas. En escasamente dos horas puedo hacer 19 QSO en las bandas de 10, 15 y 20 metros. Destacan la isla de Guernsey, un nuevo país para mí y el QSO con EA5AER, Javier. Tiene casi el mismo indicativo que yo. Nunca había contactado con Javier y me lo encuentro a la una de la madrugada en un concurso, transmitiendo a toda máquina y en la banda de 10 metros.

En la banda de 10 metros pude hacer varios QSO con españoles. Por la noche esto es muy poco frecuente, salvo cuando hay propagación por esporádica-e. Efectivamente es en estos meses cuando se da esta propagación que se caracteriza por contactos a menos de 2.000 Km. con fuerte QSB.

El domingo por la mañana, ya sin madrugar, vuelvo a la carga. En cuatro horas, con interrupciones hago otros 29 QSO. Destacan los QSO con Montenegro, nuevo para mí. Y nuevos contactos con países poco frecuentes como Madeira, Azores o Turquía. De nuevo mis compromisos me hacen dejar la radio hasta la tarde.

Por la tarde regreso a casa a eso de las 8:30. La propagación sigue estupenda, pero corta en distancia. Escucho Brasil, pero no consigo completar el QSO. Los americanos llegan muy flojos. A las diez de la noche apago la emisora, al día siguiente hay que madrugar para ir al trabajo.

A pesar de que le he podido dedicar poco tiempo, en realidad casi 8 horas, el resultado es bastante satisfactorio. Me he divertido, he conseguido dos nuevos países, he cogido experiencia en concursos masivos. Esperaba mejor propagación y más países nuevos, pero ha estado muy bien.

Ahora mismo en la radioafición no me dedico a competir. Es una afición que me apasiona en todas sus facetas: hacer QSO, la parte técnica, conocer gente nueva. Conozco bien mis limitaciones. No solo las conozco, sino que disfruto de ellas. Trabajo en QRP, sólo 5 vatios de salida, con antenas provisionales. No sufro si no consigo hacer un QSO difícil o lejano (un DX). Disfruto cada QSO, cada país nuevo, cada indicativo extraño. Me divierto cuando las condiciones de propagación son buenas. Consigo que no me quite tiempo para el descanso, para las relaciones sociales, para mis obligaciones. Y además, cuando salgo a la montaña y llevo la emisora, me aporta un motivo más para disfrutar del campo.