lunes, 7 de mayo de 2012

En el Pico Jano

Después de un mes de abril sin poder hacer ninguna excursión SOTA por ocupaciones personales y por el mal tiempo, ayer domingo volví al monte con la emisora. Durante las últimas semanas han sido frecuentes las lluvias que me han impedido salir los festivos, este domingo había un ligero riesgo de lluvia, pero ¡había que intentarlo! El riesgo de lluvia estaba muy controlado, podía llover algo entre mediodía y las cinco de la tarde, pero la previsión era de llovizna muy suave.

Vista de la cumbre desde el camino de aproximación.
Para evitar riesgos me decidí a madrugar. Asistí a misa en San Isidoro a las 8:30 de la mañana y a las 9:30 ya estaba camino de Argovejo, punto de partida. Una hora de coche y a las 10:30 estaba en Argovejo. Un pueblo precioso: en medio de un valle, casi todas las casas de piedra, un río de montaña corre por medio del pueblo. A eso de las once empiezo a caminar. Desde el pueblo hay un camino ancho que rodeando la montaña va ascendiendo hacia la cumbre, primero en dirección noroeste y luego ya directo hacia el Pico Jano.
Desde aquí ya es fácil.

A medida que voy ascendiendo compruebo que la lluvia de estos días ha sido nieve en los altos: muchas cumbres cercanas tienen nieve, las más altas, a lo lejos, tienen mucha nieve. Por el R3 de León escucho a José Ignacio EA1AWV que está trabajando un concurso en la banda de 10Ghz. Durante todo el camino hay visión directa de La Camperona EA1/LE-165, un sitio accesible en coche estupendo para hacer radio.


Ya al pie de la cumbre encuentro dificultad para subirla. La aproximación ha sido sencilla, pero intentando el acceso directo me lleva a un camino sin salida. Retrocedo y, siguiendo caminos ya pisados, llego a un collado al este del pico. Desde aquí se puede ver la presa del pantano de Riaño y la cumbre nevada de Las Pintas: EA1/LE-060. En el suelo ya encuentro nieve. Precioso. Ahora es cuestión de crestear hasta el pico. No hay apenas dificultad, aunque en algún momento hay que usar las manos. Finalmente, a eso de las dos de la tarde, ya muy cansado, consigo hacer cumbre.

Al fondo el Espigüete, en Palencia.
En la cumbre no hay más que un montón de piedras. Para sujetar la caña tengo que buscar una roca adecuada y atar varias cuerdas. Desde el principio pongo la delta-loop para la banda de 50 Mhz. Ya estamos en mayo y quizá la banda esté abierta... Hay bastantes nubes y la amenaza de la lluvia puede complicar mucho la excursión. Hay que evitar a toda costa que el equipo se moje. Además la roca mojada puede ser muy resbaladiza y peligrosa. Así que, para evitar problemas, me he propuesto que a las tres de la tarde, pase lo que pase, hay que empezar a recoger e iniciar el descenso cuanto antes.

En cuanto todo estuvo montado empecé a llamar en telegrafía en 14.062 Mhz. mi frecuencia de llamada habitual. Tuve que estar un buen rato llamando hasta que me contestó DL6KVA. A partir de este momento fueron cayendo hasta 11 contactos en apenas 20 minutos. Un poco flojo. Ya se hacía tarde, así que dejé de un lado los 20 metros y conecté la antena de 50Mhz. Recorrí la banda sin escuchar nada, llamé varias veces en distintas frecuencias. Nada. La banda está cerrada. Ya son las tres y me caen un par de gotas finas. Está nublado y amenaza lluvia. Recojo lo más rápido que puedo, e inicio el descenso.

Ahora ya conozco el camino. Todo es más fácil y el descenso es rápido. La lluvia se está conteniendo. Poco antes de retomar el camino de aproximación hay una pradera pequeña con hierba verde y unos robles enormes. El silencio es impresionante. ¡Qué lugar más tranquilo y agradable! Pero en cualquier momento puede empezar a llover, hay que llegar al pueblo cuanto antes. Ya acercándome al pueblo veo que un poco más al sur, sobre La Camperona o sobre Peña Corada está lloviendo. Poco después de las cinco, la hora prevista, llego al coche. Empiezan a caer unas gotas. En el camino de regreso a casa llueve con ganas. ¡Menos mal que elegí bien mí destino!