martes, 10 de julio de 2012

Radio entre las nubes

Ayer domingo llevé mis trastos de radio hasta el pico Faro, de 2.150 metros con referencia SOTA EA1/LE-025. Este pico se puede ascender tanto desde el pueblo de Canseco como desde el puerto de Vegarada. Esta última fue mi elección por conocer mejor el terreno. El puerto de Vegarada está situado a unos 1.550 metros de altura en el límite entre Asturias y León. Allí nace el río Curueño. El cielo mostraba algunas nubes entre el azul del cielo. Sin embargo en Asturias estaba mayormente cubierto. La temperatura es algo fresca para la época.

Para llegar al Faro hay que pasar por el cortado que hay en la montaña: la Puerta del Faro.
Desde el puerto de Vegarada la única dificultad que tiene la ascensión del Pico Faro es no perderse por el camino. Esta zona está formada por roca caliza con un paisaje kárstico típico donde hay muchas depresiones en el terreno. En los últimos años se han descubierto grandes simas en este lugar. En cualquier caso es relativamente fácil orientarse si tienes a la vista la llamada Puerta del Faro, un enorme corte en la montaña por el que hay que pasa para llegar a nuestro destino.

Salgo desde el puerto poco antes de las doce. Durante el recorrido se encuentran muchos caminos. No todos llevan a nuestro objetivo. Justo ante de la Puerta del Faro hay un impresionante circo muy grande y con enormes piedras rodeado de una paredes también impresionantes. Por todo el camino hay siempre abundante vegetación puesto que hay humedad todo el año. Aquí nace el río Curueño y pastan vacas y caballos en libertad. Superada la puerta del faro me dirijo hacia el norte para llegar al cordal que une los picos Huevo y Faro. Una vez en el cordal la cumbre está a 10 minutos.

En la cumbre no hay vértice geodésico, sólo una cruz de hierro con un buzón sujeta por un montón de piedras. No me sirve de soporte para la antena. Pero no hay problema, ya tengo experiencia. En un saliente de roca apoyo la caña. Unas piedras grandes sirven para sujetar la parte baja. Unas cuerdas atadas a otras piedras grandes sirven de riostras. En un momento la antena está en pie y aguanta un viento suave durante unas tres horas sin problemas.

El puesto de transmisión.
Poco después de las 12:30 gmt, la hora prevista, empiezo a llamar. Pronto me contesta desde Alemania DJ5AV, Michael, un viejo conocido. En quince minutos completo 5 contactos. Al menos ya tengo la activación validada. Recibo con señales medianas, pero me dan controles muy bajos. En algunos casos llego casi a nivel de ruido. La propagación está bastante mal, como en los últimos días.

Pero tengo ilusión por ver si se abre la banda de 6 metros. En cuanto tengo confirmada la activación en decamétricas, me paso a la banda mágica. ¡A ver si hay suerte! No se escucha nada. La banda está muerta, ninguna señal, ni siquiera de balizas. Llamo un buen rato. Nadie contesta. Vuelvo a los 20 metros. Hay un concurso de Venezuela y el concurso original QRP. Escucho bastantes que llaman en QRP, todos llegaban muy bajito. Con un par de ellos hice QSO.

De vez en cuando una nube me cubre el paisaje. Normalmente una nube por debajo de mi altura... Finalmente, casi tres horas de radio, dieron para muy poco: 9 contactos con varios países europeos, nada en la banda de 6 metros y nada en la banda de 2 metros FM. Esta vez la batería estaba bien cargada y después de tres horas de operación seguia con buena carga. Pero había que recoger. Cuando ya tengo casi todo recogido escucho a Rubén, EA1GGZ que llama por el repetidor de UHF RU738-R93. Lo acaba de situar en un lugar nuevo en pruebas y pide controles. El repetidor llega fuerte, como no podía ser de otra manera a 2.150 metros de altura. Finalmente podemos hacer un QSO directo en 145.525. Mientras, también llama Marco, EA1SB. Así que completo la excursión con 9 QSO en 20 metros, CW y 2 en la banda de 2 metros FM. Más la que la última excursión.
Una emisora entre las nubes.

Durante el descenso me encuentro con las nubes bajas. Menos mal que esta zona la conozco, porque la visibilidad es de unos 200 metros. Si no encuentras referencias lejanas es muy fácil perderse. Y en Vegarada hay muchos caminos. Llego al coche a eso de las 7:30 después de hacer un rodeo por culpa de la niebla.

En las tres últimas excursiones SOTA: Amargones, Agujas y Faro, he conseguido muy pocos QSO. De hecho el Agujas no me lo validan por tener solo 4 QSO y dos de ellos con el mismo corresponsal, aunque el corresponsal esté en Canarias y lo haya trabajado en distintas bandas y modos. En parte fue culpa mía... y de la propagación. Si me enganché con las excursiones de radio a la montaña fue, sobre todo, porque en la primera y en las siguientes pude hacer mucha radio: muchas estaciones llamándote y las bandas libres de interferencias. Cuando haces pocos contactos te queda una cierta frustración. Pero así es la radio, dependes de la propagación, de circunstancias que no controlas. Así es este deporte. Y hay que tomárselo con deportividad. ¡Habrá más oportunidades!