lunes, 6 de agosto de 2012

No hay montaña pequeña

Este pasado fin de semana tenía previsto hacer dos excursiones SOTA a cumbres "pequeñas" y sencillas. De esas que se hacen en una tarde. El sábado por la tarde tenía previsto subir el Pico del Bregón, en Santa Lucía, de 1.552 metros de altura, EA1/LE-173. Me acompañaba mi amigo Álvaro. Pero empezamos mal: equivocamos el camino y dejamos el coche en un camino más distante. En cuanto subimos una colina nos dimos cuenta del error. Pero ya era tarde... Habíamos perdido media hora en la ida, y otra media hora en la vuelta. Intentamos coger un atajo y nos metimos en un monte bajo lleno de maleza que nos hacía muy difícil avanzar.

Como queríamos estar en León antes de las ocho de la tarde, decidimos usar la sensatez: una retirada a tiempo es una victoria. Regresamos al coche y dejamos esta cumbre pendiente para otra ocasión.

La Atalaya

Ayer domingo, tenía que pasar por el Campamento de Valdelugueros para un recado. Así que aproveché para hacer un sota sencillo: La Atalaya, EA1/LE-184, de 1.442 metros de altura. ¡Una tachuela! Teniendo en cuenta que partimos de una altura poco inferior a los 1.200 metros, nos salen unos 250 metros de desnivel. Yo le calculaba una media hora de subida.
Vista desde La Atalaya

Pero las cosas no son tan sencillas habitualmente. Ya he podido comprobar que, cuando vas a una montaña desconocida, las cosas se pueden complicar. Sobre todo por desconocimiento del camino más rápido. Sobre el mapa, el mejor punto de subida es desde unas praderas que hay al este de la cumbre. La cumbre en sí es una cresta rocosa que va de este a oeste y que por el norte y el sur tiene unas faldas de tierra no demasiado pendientes. Yo subí por la falda sur. Todo fue bien hasta llegar a una zona rocosa aparentemente cerca de la cumbre. Toda la cresta rocosa de La Atalaya está formada por caliza rota verticalmente. Encuentras rocas fragmentadas, con muchas grietas, piedras grandes que se mueven... Hay que moverse con precaución, un movimiento falso y te caes sobre un saliente que te puede hacer mucho daño. Hay que fijarse bien donde pisas.

Buzón, antena y paisaje al sur.
Finalmente la ascensión me llevó aproximadamente una hora. En la cima hay una vieja antena de televisión ya inservible sobre una pequeña torreta y un buzón dedicado a un montañero y ocupado por un avispero. La ventaja de las calizas rotas verticalmente es que es fácil instalar entre las grietas la caña que soporta la antena. Aunque hay bastante viento, la caña queda bien instalada y funcionando rápidamente.

Empiezo llamando en 14.062 Mhz. Pronto me responden varios a la vez, parece que me estaban esperando. El primer QSO es con DJ5AV, Michael, desde el sur de Alemania. Uno de los clásicos.

Entre los primeros contactos está VE2JCW, desde cerca de Montreal, en Canadá. A más de 5.000 km. de distancia. Me llega muy flojo y tengo que repetirle varias veces el control.

Después de 20 minutos he atendido a todas las llamadas en la banda de 20 metros. Toca pasar a la banda de 50 Mhz. a ver si hay suerte. En la zona de telegrafía no se escucha nada. Hago varias llamadas y nadie me responde. Pero en 50.120 escucho a EA8CZT, José, desde Tenerife. Está hablando con otro colega de la costa asturiana que está probando una antena interior recién construida. Al asturiano, que no pillé su indicativo, le escuchaba muy bajito, pero perfectamente comprensible. ¡Qué extraña es la propagación! Después de varios intentos consigo hacer QSO con José. Él me escucha bajo, pero a mí me llega bastante fuerte, con un poco de QSB. Poco después vuelvo a hacer otro contacto con Canarias, esta vez es EA8ACW/P, Leo, desde Gran Canaria. También me recibe muy bajo mientras que a mí me llega con buenas señales y bastante QSB. Ya se ve que transmiten con más potencia. Yo sigo en QRP con los 5 vatios del FT817. Hay una apertura con Canarias y allí no hay en este momento nadie en telegrafía. Solo pude hacer estos dos QSO, que bien han valido la pena.

El día está frío, hay bastante viento del norte y es tarde. Hay que recoger. El descenso es más sencillo, encuentro un paso con pocas rocas y pronto estoy descendiendo por la falda de la ladera entre hierba y piedras. En media hora estoy en el coche.

En el "Roll of Honour" de sota zona EA1 estoy en cuarta posición como activador, con 24 cumbres, todas diferentes y 209 puntos. No está mal para haber empezado en abril de año pasado. Además este verano le he dado un buen empujón: siete cumbres en dos meses. Claro que en activaciones en telegrafía o en la banda de 50 Mhz. voy el primero de la zona. Los ingleses, alemanes o suizos nos sacan mucha ventaja porque llevan activando cumbres sota muchos años. ¡Que no decaiga!