viernes, 7 de julio de 2017

Remelende con Toni y Marcos

Ha pasado el mes de junio sin haber hecho ninguna excursión sota. Hacía mucho tiempo pasaba un mes sin hacer una excursión de radio. Junio fue un mes complicado. Pero aprovechando un día que me corresponde por las fiestas de León me he tomado un lunes libre para ir hasta el puerto de Las Señales para hacer una cumbre nueva para mí: el pico Remelende. Se trata de una cumbre de 1.888 metros de altura que hace frontera entre León y Asturias. Está catalogado como sota EA1/AT-097 y tiene un vértice geodésico con referencia VGLE-291. Es curioso: para sota está en Asturias, para vértices está en León.
Marcos y Toni. Al fondo el Remelende
Esta vez conseguí dos acompañantes: Toni, EA3AH, que además puso el coche, y Marcos, un joven interesado en la radio. Llegamos al puerto de Las Señales, el punto más rápido para llegar a la cima, y a eso de las once de la mañana empezamos la ascensión. Es una cumbre bastante accesible, partimos ya por encima de los 1.600 metros, el desnivel es de unos 250 metros. El recorrido total es algo más de dos kilómetros. Pero algunos no están acostumbrados a estos esfuerzos. De vez en cuando parábamos para un breve descanso. Las paradas cada vez eran más frecuentes. Por fin llegamos a la cumbre a eso de las doce y veinte de la mañana.

Rápidamente nos pusimos a montar el equipo. Con ayuda es más rápido instalar todo. La idea era activar tanto sota como vértice, en telegrafía y en fonía. Empecé en telegrafía en la banda de 20 metros. El primero en contestar a la una en punto fue OE7PHI, Hans, desde Austria. Curiosamente el segundo que contesta es KA1R, Mattew, desde Massachusetts, USA, con muy buenas señales. Después van respondiendo de toda Europa. Las señales suelen ser más bien flojas y con mucho desvanecimiento.
Panorámica desde el pico Remelende

Pero en esta banda también me llegan otros tres americanos: N1GB, George, en Vermont; K4DY, Leslie, desde Carolina del Norte y AC1Z, Robert, en New Hamshire. Todos ellos cerca de la costa este de Estados Unidos. A los veinte minutos, ya no me contesta más gente en la banda de 20 metros. Me paso a la de 40 metros. Se supone que en esta banda entrarán estaciones de España. Pero la propagación está muy floja. Contestan desde Irlanda del Norte, Francia, Holanda, Suiza, pero ningún español. Destaca HB0/HB9DST/P, Paul, un suizo que está en una pequeña cumbre de Liechtenstein. Nos costó bastante completar el comunicado. Las señales eran realmente muy bajas.

Poco antes de las dos de la tarde se puso Toni al mando con el micrófono. Después de unas cuantas llamadas empezaron a contestar. Esta vez sí, nos reciben desde España: EA5GXI, Julio, desde Castellón; EA7IV, Pedro, desde Córdoba... Poco a poco fueron contestando de toda la península, incluidos algunos portugueses. También algún italiano de los habituales. Como estamos en una montaña alta, lejos de la civilización, todos nos llegan con señales muy limpias, se les recibe bien. Pero los corresponsales es frecuente que nos reciban con dificultades: transmitimos con solo 5 vatios y los que están en la ciudad suelen tener mucho ruido en recepción. Con frecuencia nos piden confirmación o intentan repetir el QSO porque no nos han escuchado bien.
Trabajando la telegrafía desde la cumbre del Remelende

Toni está al micrófono y yo apunto los QSO en el portátil. A eso de las dos y media hacemos una parada. ¡Es hora de comer! Lo importante primero. Es una parada breve. Una comida rápida y volvemos a la radio. Esta vez me pongo yo al micrófono y Toni apunta. A todo esto Marcos observa y pregunta de vez en cuando. Especialmente cuando estoy con la telegrafía.

Tras la comida la situación es igual que antes. Pocos corresponsales, nos escuchan con dificultad, las señales se desvanecen. De todas formas vamos trabajando bastantes provincias. Como queremos llegar a casa a eso de media tarde, nos habíamos propuesto apagar y recoger sobre las tres y media, como muy tarde. Además quería hacer una prueba en la banda de 50 MHz. Es la época en que se abre a Europa por capa E esporádica. Aviso que vamos a apagar y alguien dice que si nos ponemos en telegrafía. Le hago caso, me pongo en 7.032 MHz y llamo en CW. Esta vez sí que contestan desde España: EA5KY, Luis, desde Valencia; EA7JYD, Manuel, desde Córdoba... También contestan desde Italia, Francia, Inglaterra. Ya al final del todo escucho a Agustín, EA1AV, desde su pueblo. Me llega muy flojo y él tiene dificultades para escucharme.
Una charca limpia en el descenso.
Cuando pasan de las tres y media apago el equipo. Conecto un momento la antena de 50 MHz. Escucho la banda: desierta. Hago algunas llamadas por si acaso. Nadie contesta. Definitivamente es hora de recoger. Finalmente hemos completado nuestros objetivos: 104 QSO, 62 de ellos en fonía y otros 42 en telegrafía. La recogida es incluso más rápida que la instalación. Pronto iniciamos el descenso.

La bajada es más cómoda. No hace falta hacer paradas para descansar. La única dificultad es encontrar un camino hacia el coche. En estos montes no hay camino. Menos mal que estamos en verano, porque por el lugar que descendemos está lleno de charcas que ahora están casi secas. En primavera debe ser todo una charca embarrada. Tardamos 45 minutos en llegar al coche. Ha sido un día magnífico de montaña y radio.